Ámsterdam (VNA) – La cooperación en la gestión y la explotación sostenible de los recursos hídricos sobresale como un punto relevante en las relaciones entre Vietnam y Países Bajos, al quedar plasmada en una reciente declaración conjunta.  
los dos premieres firmaron una documento sobre la cooperación en la implementación de los proyectos de desarrollo en el Delta del Mekong. (Fuente: VNA)

El documento fue emitido en ocasión de la visita del primer ministro de Vietnam, Nguyen Xuan Phuc, a Países Bajos del 8 al 11 de este mes, durante la cual el visitante sostuvo encuentros con su homólogo, Mark Rutte; la presidenta del Senado, Ankie Broekers-Knol; y la titular de la Cámara de Representantes, Khadija Arib.

Según la declaración, Xuan Phuc también visitó el puerto de Rotterdam y la Universidad y el Centro de Estudios de Wageningen, además de asistir al Foro Empresarial Vietnam-Países Bajos y la mesa redonda de hombres de negocios y recibir a dirigentes de importantes grupos económicos.  

En sus conversaciones, Xuan Phuc y Mark Rutte reconocieron el desarrollo de la cooperación multifacética, particularmente después del establecimiento en 2010 de la asociación estratégica sobre la adaptación al cambio climático y la gestión hídrica, y en 2014 de la asociación estratégica para la agricultura sostenible y la seguridad alimentaria, respectivamente.  

Se comprometieron a mantener el intercambio de delegaciones de alto nivel y fortalecer la coordinación en los mecanismos multilaterales.  

Particularmente, destacaron los avances importantes alcanzados en la mejoría de la conectividad en el Delta del Río Mekong de Vietnam y en las políticas para el desarrollo sostenible de esa región.

Como países deltaicos, ambas partes subrayaron la importancia del intercambio de conocimientos y experiencias en la gestión de los recursos hídricos.  

En este sentido, los dos premieres firmaron una carta de intención sobre la cooperación destinada a facilitar la implementación de los proyectos de transformación de gran escala para el desarrollo sostenible del Delta del Mekong.

Por otro lado, dieron luz verde a la colaboración bilateral en el fortalecimiento de las cadenas de valor en la agricultura y el desarrollo agrícola sostenible y creativo.   

En la ocasión, los dos países y el Banco Mundial firmaron un memorando de entendimiento sobre la cooperación en la gestión de la higiene alimentaria en Vietnam.  

Xuan Phuc y Mark Rutte manifestaron el apoyo al Tratado de libre comercio entre Vietnam y la Unión Europea (UE), considerándolo como importante herramienta que impulsará el crecimiento económico y el desarrollo sostenible.  

Países Bajos se comprometió a ofrecer asistencia técnica a Vietnam en la implementación de ese acuerdo, mientras Hanoi ratificó su política de reforma económica e integración global y su voluntad de cumplir los compromisos internacionales referentes.  

Por otra parte, los premieres expresaron el respaldo a los nexos bilaterales en el transporte aéreo, fluvial y marítimo, así como a la cooperación interlocal.  

Además, reconocieron la importancia del derecho y del respeto a los derechos humanos en el desarrollo sostenible y la garantía de la seguridad y la estabilidad.  

Mark Rutte apreció los avances alcanzados por Vietnam en la protección de los derechos de la comunidad LGBTI (Lesbianas, Gais, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales) y manifestó el deseo de continuar la cooperación con el país indochino en este ámbito, especialmente en el marco del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.  

En la ocasión, ratificaron el compromiso con el Acuerdo de París, y destacaron la necesidad del desarrollo de las energías renovables.

En este sentido, Países Bajos expresó la disposición de integrarse al Grupo de contrapartes energéticas de Vietnam.

Tras resaltar el éxito de la Cumbre del Grupo de 20 países industrializados y emergentes (G20) en Hamburgo, los premieres reiteraron la voluntad de impulsar el apoyo mutuo en los foros regionales e internacionales.  

Con respecto a la Comunidad de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático, abogaron por promover la cooperación para aprovechar el gran mercado común con más de 600 millones de consumidores del bloque, y se comprometieron a contribuir al fortalecimiento de las relaciones entre la agrupación sudesteasiática y la UE.

También intercambiaron medidas destinadas a ampliar los lazos en la defensa, especialmente en la seguridad marítima, y reconocieron los resultados positivos de la cooperación en las operaciones de paz de las Naciones Unidas.

Ambas partes pusieron de relieve la importancia estratégica del mantenimiento de la paz, la estabilidad, la libertad y la seguridad de la navegación marítima y aérea en el Mar del Este; y en este sentido expresaron el respaldo absoluto a la solución pacífica de las disputas con apego a las leyes internacionales, particularmente la Convención de las Naciones Unidas sobre el derecho del mar (UNCLOS) de 1982.  

Acordaron trabajar conjuntamente con miras a intensificar el diálogo bilateral sobre las regulaciones universales y la solución de las disputas por medios pacíficos, y se pronunciaron por incrementar el intercambio académico en la esfera del derecho marítimo. – VNA