Hanoi, 26 mar (VNA)- La Aldea de Amistad de Vietnam (AAVN), establecida hace 20 años, ha contribuido a aliviar el dolor de las víctimas del Agente Naranja/ dioxina al brindar tratamientos y capacitación vocacional a veteranos y niños afectados por esa sustancia nociva.
Menores de la Aldea de Amistad (Fuente:VNA)

La AAVN, administrada por la Asociación de Veteranos de Vietnam, se constituyó el 18 de marzo de 1998 y cubre más de tres hectáreas en la comuna de Van Canh, distrito de Hoai Duc en Hanoi.

El establecimiento fue construido con la cooperación de seis países: Estados Unidos, Alemania, Francia, Japón, Canadá y el Reino Unido, en respuesta a una iniciativa de George George Mizo, un veterano estadounidense que participó en la pasada guerra en Vietnam.

La construcción fue financiada con más de dos millones de dólares del Comité Internacional de la Aldea de Amistad y el gobierno vietnamita.

El llamado agente naranja, un herbicida desarrollado por empresas estadounidenses para su uso durante la guerra en Vietnam ocasionó diversas enfermedades y limitaciones a esas tres millones personas, según estimados.

Después de 20 años de operación, la aldea dio la bienvenida a más de seis mil 500 veteranos de guerra y ex-jóvenes voluntarios que son víctimas de ese tóxico y 700 niños de la segunda y tercera generación de los afectados.

Para Vietnam  la aplicación  por Washington de la dioxina se convirtió en una verdadera catástrofe sanitaria y ambiental. Muchos niños que nacieron después de su uso sufrieron malformaciones congénitas, porque este producto químico solo se degrada lentamente.

Esas personas reciben tratamientos y tienen la oportunidad de unirse a actividades culturales y deportivas, así como visitar diferentes lugares.
La mayoría de los atendidos por la AAVN viven con discapacidad, especialmente intelectual debido a los efectos nocivos de esa sustancia química.
Junto con la rehabilitación, ellos reciben educación y formación profesional, como informática, bordado, sastrería y fabricación de flores de tela.
Muchos de ellos han logrado encontrar trabajo y ganar dinero y lo más importante es que se pueden integrar a la sociedad sin complejo por su discapacidad y sin el temor a ser discriminados.

Cada año, el Comité Internacional de la Aldea de Amistad proporciona asistencia financiera para ese centro, que ahora se ha convertido en un lugar para amigos internacionales que desean conocer y ayudar a las víctimas.

Con sus esfuerzos y logros en los últimos 20 años, la AAVN recibió la primera clase de Orden Laboral y certificados de mérito del Gobierno y de la Comisión de Información y Educación del Comité Central del Partido Comunista de Vietnam.

En el futuro, la aldea pretende convertirse en un modelo para la realización de actividades humanitarias y de caridad, y un destino amigable, así como un símbolo de solidaridad, paz, amistad, cooperación y reconciliación.-VNA

VNA- SOC