Moscú (VNA) – El Instituto de Estudios Orientales de la Academia de las Ciencias de Rusia efectuó este lunes el tercer seminario sobre el Mar del Este, al cual asistieron expertos procedentes de Singapur, Australia, India, México, Francia y Bélgica, entre otros países.
Participantes en el evento (Fuente: VNA)

El evento se centró en el enfoque político-militar de las disputas en el Mar del Este, el fallo de la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya sobre el litigio planteado por Filipinas contra China, la posición de la nueva administración de Estados Unidos al respecto, la militarización de la situación en esa zona y las relaciones entre la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) y China. 

Dmitry Mosyakov, director del Centro del Sudeste Asiático y Oceanía del Instituto de Estudios Orientales, afirmó que el veredicto adoptado en 2016 por la Corte Permanente de Arbitraje que refleja la invalidez de todas las reclamaciones soberanas de Beijing sobre el 80 por ciento del Mar del Este, junto con los cambios en la política exterior de Washington bajo la administración de Donald Trump han influido la situación de esa zona marítima.

La competencia por la influencia entre China y Estados Unidos ha incrementado la complejidad de las disputas en la región, afirmó el experto.

Mientras tanto, Pavel Gudev, investigador del Instituto de economía mundial y relaciones internacionales Primakov de la Academia de las Ciencias, ratificó que la posición de Rusia, país que mantiene buenas relaciones tanto con China como con los países de la ASEAN, sobre el asunto del Mar del Este es coherente y constante. 

Moscú llama a las partes a evitar el uso de la fuerza o la amenaza de utilizarla, e insta a resolver los desacuerdos por medios diplomáticos pacíficos, con respeto a las leyes internacionales, particularmente la Convención de las Naciones Unidas sobre el derecho del mar (UNCLOS) de 1982, recalcó. 

Los participantes coincidieron en que China debe poner fin a la construcción y militarización de islas artificiales en el Mar del Este, en beneficio de la libertad de la navegación marítima; mientras que Estados Unidos debe evitar la movilización de buques militares a esa zona.

También recomendaron firmar prontamente y cumplir cabalmente el Código sobre la conducta de las partes en el Mar del Este, así como acelerar las negociaciones bilaterales y multilaterales.

Además, llamó a la Unión Europea y a países como Rusia, Australia e India a participar en la solución de las disputas. 

Por otro lado, enfatizaron la necesidad de construir y fortalecer la confianza entre las partes, y afirmaron que un compromiso político-económico entre China y Estados Unidos desempeñaría un papel importante y trascendental en la solución radical de las disputas en el Mar del Este. – VNA