Hanoi, 31 jul (VNA)- Fomentar el liderazgo del Partido Comunista de Vietnam (PCV) en las acciones encaminadas a mitigar las consecuencias de las sustancias químicas tóxicas usadas por Estados Unidos durante la guerra en este país fue el tema principal de una reunión, que pasó balance al trabajo desarrollado con ese fin en los últimos tres años.

Durante el evento, celebrado la víspera en esta capital, los delegados revisaron los resultados de las labores de implementación de la directiva número 43 del Secretariado del Comité Central del PCV,  dirigida a resolver los daños provocados por esas sustancias químicas.

A tres años del despliegue de esa directiva, se elevó la conciencia de las organizaciones concernientes acerca de las tareas de atención médica y ayuda a las víctimas de la dioxina/agente naranja, una de las sustancias más tóxicas rociadas por militares estadounidenses en suelo vietnamita.

Al intervenir en la reunión, el viceministro de Recursos Naturales y Medio Ambiente,Vo Tuan Nhan, destacó la necesidad de solucionar los daños provocados por el letal tóxico a las personas y el entorno.

Además, presentó la propuesta de su cartera de precisar políticas sociales para beneficio de las víctimas.

Por su parte, el vicecanciller Bui Thanh Son se refirió a las acciones trazadas por ese Ministerio para el período 2016-2020, centradas fundamentalmente en elevar la conciencia de la parte estadounidense sobre las secuelas del agente naranja, e instar a la ayuda de Washington a las víctimas.

De 2016 hasta la fecha, Estados Unidos destinó unos 110 millones de dólares para respaldar a Vietnam en el cumplimiento del proyecto sobre el tratamiento de ese toxico en el aeropuerto internacional de Da Nang, en la ciudad homónima centrovietnamita.

Según datos de la Asociación de Víctimas del agente naranja/dioxina de Viet Nam (VAVA), durante el lapso 1961-1971 la aviación norteamericana roció 80 millones de litros de herbicida que contenían 400 kilogramos de dioxina, uno de los componentes químicos más tóxicos reconocidos por el hombre. 

Se trata de la guerra química más larga y de mayor envergadura en la historia de la humanidad. 

Más de cuatro millones 800 mil personas resultaron expuestas al agente naranja, de ellas tres millones son víctimas. Entre los efectos, aún visibles más de 40 años después, están deformaciones severas, daños cerebrales y físicos, defectos congénitos, multitud de tipos de cánceres diferentes. La mayoría de los afectados son veteranos de guerra y sus descendientes.-VNA