La economía de Filipinas se desacelerará y el número de hogares pobres aumentará debido a la devastación causada por el supertifón Haiyan, pronosticó la Agencia de Economía y Desarrollo Nacional (NEDA, en inglés).

De acuerdo con ese ente, el Producto Interno Bruto experimentará un crecimiento de solo 4,1 por ciento en el cuarto trimestre y la cifra del todo el año será de 6,5 a siete por ciento, 0,3 puntos porcentuales por debajo de la meta trazada.

Antes de la calamidad, la economía filipina creció 7,3 y 7,5 por ciento en el primer y segundo trimestres, respectivamente, el mayor incremento en Asia y similar al ritmo de crecimiento de China.

El director general de la NEDA, Arsenio Balisacan, llamó a intensificar las asistencias y los esfuerzos para la reconstrucción, así como la aceleración de los proyectos del desarrollo socioeconómico.

Según el último balance sobre la situación de la pobreza en este archipiélago, el 27,9 por ciento de la población filipina vivía bajo el nivel de la miseria el año pasado.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura cifró que la potente tormenta destruyó un tercio de las hectáreas del cultivo de arroz de Filipinas y exhortó la provisión urgente de semillas a los agricultores.

Esta organización prevé suministrar semillas de arroz y maíz, aperos, fertilizantes y equipos de riego a los campesinos.

Unas tres mil 892 personas murieron, 18 mil 267 resultaron heridas y otras mil 602 permanecen desaparecidas por el tifón Haiyan, el más violento en el Sudeste de Asia durante el último decenio, comparable con el tsunami que devastó Indonesia en 2004.-VNA