Hanoi  (VNA) – La XVII Cumbre de Seguridad de Asia (Diálogo de Shangri-La) confirmó su importancia al constituir un foro para que las naciones intercambien opiniones prácticas, contribuyendo al mantenimiento de la paz, la estabilidad y la prosperidad en la región.  
Diálogo de Shangri-La (Fuente: VNA)

Según expertos, Asia en general, y Asia-Pacífico en particular, continúan siendo una area para la intervención, interacción y competencia estratégica entre las potencias mundiales.

En medio de los cambios constantes en la estructura de seguridad regional y los desafíos cada vez más complicados, es más apremiante que nunca construir la confianza mediante el diálogo y profundizar la cooperación en esa esfera, valoraron analistas.  

En ese sentido, durante la XVII Cumbre, que tuvo lugar el pasado fin de semana en Singapur, los países coincidieron en la necesidad de impulsar el diálogo y promover la responsabilidad de cada parte para resolver en conjunto los retos y mantener la paz, la estabilidad y el desarrollo en la región.  

Dejando a un lado las diferencias, las naciones manifestaron una actitud abierta hacia el diálogo y la cooperación para fortalecer el entendimiento mutuo y la confianza.  

El secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis, afirmó que Washington está dispuesto a sostener con Beijing relaciones que se encaminen hacia los resultados, y a la vez dijo que intensificará los nexos con la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN).  

Mientras, Sudcorea puso de relieve el papel del diálogo y de la diplomacia en la solución del asunto nuclear en la Península de Corea.  

En ese sentido, valoraron especialistas, los países aspiran a evitar el enfrentamiento y la escalada de la tensión, y respaldan la coordinación constructiva por la seguridad y el orden común.  

Con respecto a la situación en la Península de Corea, la mayoría de los participantes expresaron su optimismo a partir de los pasos dados en los últimos meses, así como de los resultados que podrá alcanzar el diálogo entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, previsto para el 12 de este mes en Singapur.  

Sin embargo, los países admitieron que el proceso de desnuclearización total de esa zona seguirá enfrentando dificultades, teniendo en cuenta los intereses diferentes de las partes vinculadas.

Por otro lado, los delegados prestaron especial atención a la política de Trump hacia Asia-Pacífico, especialmente a la estructura de seguridad en Indo-Pacífico, en momentos en que algunos consideran que Washington reduce su presencia e intervención en esa región.

No obstante, James Mattis ratificó el compromiso de la Casa Blanca de seguir promoviendo un área libre y abierta, donde ningún país tiene el derecho a controlar de forma unilateral la situación regional.  

Estados Unidos continuará aplicando las medidas de asistencia a otras naciones para respaldar la libertad de la navegación marítima y aérea y fortalecer la vigencia de las leyes internacionales, aseguró el Secretario.  

Al referirse a la situación en el Mar del Este, numerosos países manifestaron su preocupación ante la escalda de la tensión en esas aguas, y reiteraron la importancia de resolver las disputas con apego a las regulaciones universales.  

James Mattis, al referirse al impulso por China de la militarización ilegal de estructuras en el Mar del Este, consideró que esos actos no sólo contravienen los compromisos de Beijing, sino también que amenazan y provocan nuevos desafíos a la seguridad regional.  

De acuerdo con el Secretario, las partes deben actuar en concordancia con los compromisos y normas internacionales, y todas las acciones unilaterales, recalcó, infringen el orden establecido por la ley y escala la tensión en la región.

Notablemente, este año un Primer Ministro de la India intervino por primera vez en un Diálogo Shangri-La. Narendra Modi hizo hincapié en el respeto a las regulaciones y en la garantía de la igualdad entre las naciones sin discriminación.  

Nueva Delhi también ratificó la voluntad de impulsar el diálogo y la cooperación con todas las partes, particularmente la ASEAN, para construir una región Indo-Pacífico de paz y prosperidad.  

A su vez, el ministro de Defensa de Vietnam, Ngo Xuan Lich, afirmó que la independencia, la autodeterminación, el fortalecimiento de la cooperación y el apego a las leyes constituyen la base para la seguridad, la paz y el desarrollo en la región y el mundo.  

Xuan Lich también llamó a resolver las disputas por medios pacíficos y mediante el diálogo, sin el uso de la fuerza o la amenaza de utilizarla, ni actos unilaterales. – VNA