Da Nang, Vietnam (VNA)- Un programa a favor de las víctimas vietnamitas del Agente Naranja/Dioxina se desarrolló en esta ciudad central, en ocasión del 58 aniversario del Día de homenaje a las personas afectadas por el uso contra este país de esas armas químicas durante el conflicto bélico con Estados Unidos, que se conmemora el 10 de agosto. 
El programa “Compartir el dolor naranja” (Foto: VNA)

Al intervenir en el programa “Compartir el dolor naranja”, el presidente de la Asociación de Víctimas de esa sustancia tóxica de Da Nang, To Nam, expresó que el evento tiene como fin ayudar a la población y amigos internacionales a conocer más acerca de la guerra química realizada por el Gobierno norteamericano en el pasado. 

Esas personas sufren muchos dolores y dificultades en la vida, y necesitan la simpatía y asistencia de toda la sociedad, reiteró. 

Según Nam, desde junio pasado el programa recibió el apoyo financiero de más de 245 organizaciones e individuos, por un valor de 266 mil dólares. 

También convocó el respaldo de la comunidad mediante el envío del mensaje de texto DA CAM al número 1409 para recaudar fondos,  una iniciativa que comenzó el 26 de julio y se extenderá hasta el 24 de septiembre próximo.  

En esta ocasión, se entregaron 21 paquetes de regalo a las familias de quienes sufrieron las consecuencias de esos ataques.

En los últimos años, la Asociación de Víctimas del Agente Naranja/Dioxina de Da Nang dedicó 278 mil dólares a asistir a más de cinco mil personas afectadas por esa sustancia mortal, mediante la entrega de becas, tratamiento de la enfermedad y capacitación profesional. 

Según datos de la Asociación de Víctimas de esas sustancias de Viet Nam, durante el lapso 1961-1971 la aviación norteamericana roció 80 millones de litros de herbicida que contenían 400 kilogramos del Agente Naranja.

Se trató de la guerra química más larga y de mayor envergadura en la historia de la humanidad.

Más de cuatro millones 800 mil personas resultaron expuestas a esa arma química. Entre los efectos, aún visibles casi 50 años después, están deformaciones severas, daños cerebrales y físicos,  así como defectos congénitos y varios de tipos de cáncer. - VNA