Phnom Penh (VNA)- Camboya devolverá 83 contenedores cargados con residuos plásticos a Estados Unidos y Canadá, anunció el Ministerio de Medio Ambiente del país.
Contenedores cargados con residuos plásticos a Estados Unidos y Canadá en Camboya (Fuente: AFP/VNA)

El movimiento se produce mientras otras naciones del Sudeste Asiático adoptan medidas similares, cansadas de aceptar la basura enviada principalmente desde países desarrollados occidentales.

Los contenedores de envío se descubrieron el martes en Sihanoukville, una de las mayores ciudades del país, ubicada en la costa sudoccidental de Camboya, la cual una vez fue un tranquilo pueblo de pescadores y es ahora una ciudad portuaria sobrepoblada, destino turístico de playa.

Aunque el ministerio aún no sabe qué compañías fueron responsables de traer los contenedores, un portavoz dijo que 70 eran estadounidenses y 13 procedían de Canadá.

Camboya no es un vertedero para ningún tipo de basura, y no permite la importación de residuos plásticos ni otros restos reciclables, declaró el primer ministro, Hun Sen.

Se trata de la segunda vez que una gran cantidad de basura es detectada en este país indochino. En 1998, alrededor de tres mil toneladas de residuos fueron encontradas abandonadas en las afueras de la ciudad de Sihanoukville.

Las naciones occidentales han enviado sus residuos plásticos a China para su procesamiento y reciclaje durante décadas, pero se vieron obligados a buscar nuevos destinos el año pasado cuando el gobierno chino prohibió las importaciones de residuos extranjeros.

Desde entonces, la carga ha recaído fuertemente en el Sudeste Asiático. Indonesia devolvió ocho contenedores de desechos contaminados a Australia la semana pasada, después de haber devuelto casi 50 contenedores a Francia el septenario anterior.

Malasia envió 450 toneladas de desechos importados a los países occidentales en mayo, mientras que el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, amenazó el mismo mes con navegar personalmente con 69 contenedores de desechos canadienses y descargarlos en aguas canadienses.

Según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, inglés), cada año se producen unas 300 millones de toneladas de plástico y la mayoría termina en vertederos o en el océano, lo que genera una contaminación que la comunidad internacional es actualmente incapaz de manejar. – VNA