Ciudad Ho Chi Minh (VNA)- Ocho meses después de la aplicación de la tarjeta amarilla impuesta por la Unión Europea (UE) contra los productos acuícolas de Vietnam, la exportación de esos artículos a ese mercado se hace compleja.
 
Cultivo de langosta en la provincia central de Binh Thuan (Fuente: VNA)


Según las estadísticas de la Asociación de Procesadores y Exportadores de productos acuícolas de Vietnam (VASEP), en los primeros cuatro meses del presente año las ventas a la UE se redujeron, principalmente de productos como calamar y pulpo (20 por ciento) y atún (cuatro por ciento).

Nguyen Thi Thu Sac, vicepresidenta de la VASEP se refirió a la escasez de materias primas que cumplen con el  estándar de calidad.

Tran Ngoc Tuoi, directora de la compañía de Vinh Thuan Sai Gon, dijo por su parte que la empresa firmó contratos con socios extranjeros, pero no ha podido cumplir los pedidos por la falta de materias para el procesamiento.   

En esta circunstancia, varias compañías deben importar materias de Taiwán (China), Indonesia y Tailandia, las cuales a veces no responden a los requisitos de la calidad de los clientes.

Otro factor, mencionó Thu Sac, es que los compradores mayoristas nacionales venden productos a empresas y comerciantes chinos. En este caso, empresas vietnamitas deben importar materias primas.

En la actualidad, las productoras nacionales impulsan la exportación de atún a la UE aprovechando la política de exención de impuestos a ese producto del país indochino.

Desde inicios de año, el bloque comunitario aplica la política de libre impuesto a la importación de 25 mil toneladas de filetes de atún cocido desde un tercer país que no tiene acuerdo comercial con la UE como Tailandia, Vietnam y China.

Una delegación de la Comisión Europea llegó a Vietnam en mayo último y realizó visitas de inspección en las provincias costeras para observar el cumplimiento de las recomendaciones dadas por esa organización para levantar la tarjeta amarrilla.

Representantes de la Comisión reconocieron los esfuerzos del Gobierno vietnamita, la comunidad empresarial y localidades para controlar la pesca ilegal, no reglamentada y no declarada (IUU).

En enero próximo, otra comitiva viajará a Vietnam para revaluar esas actividades.

Según las nuevas regulaciones del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, la Junta Administrativa de los puertos pesqueros se responsabilizarán de conceder certificados de materias acuícolas. – VNA