Hanoi, 14 abr (VNA)– El festejo Chol Chnam Thmay (Año Nuevo del pueblo jemer ), el mayor y el más esperado de su agenda anual, celebrado durante tres días a mediados de abril del calendario gregoriano, marca el fin de la estación seca y el inicio de los preparativos del nuevo cultivo.
Celebración de la fiesta de Chol Chnam Thmay en localidad vietnamita


Tras las cosechas y los días de trabajo duro en el campo, ya en el mes de abril los jemeres en el sur de Vietnam, pueden descansar y tener algún tiempo de asueto.

Este es el momento de transición entre la temporada seca y la de lluvia, cuando las primeras precipitaciones limpian las cosas y hacen brotar las plantas dando a la naturaleza una nueva capa.

Medio mes antes de la celebración de Chol Chnam Thmay, los jemeres se preparan contrarreloj arreglando sus casas, elaborando comidas y regalándose nuevas ropas.

Danh Thi Lan, residente en la provincia meridional de Soc Trang, explicó que los hijos que están lejos de la familia buscan regresar siempre a su casa para reunirse con sus padres y demás familiares en esta ocasión.

“Limpiamos el altar y la casa para invitar a nuestros antepasados a saludar el advenimiento del Año Nuevo. Preparamos buenas comidas para llevarlas a la pagoda en veneración a Buda y los dignatarios gerentes y ofrendar a los ancestros, antes de servirnos en casa”, dijo.

Cada uno de los tres días del festejo tiene su nombre, y casi todas las actividades festivas se celebran en las pagodas jemer.

En el primer día, llamado Maha Songkran, los pobladores tributan honores a Buda y los antepasados. Utilizan un agua aromática para limpiar su cara por la mañana, su cuerpo por la tarde y sus pies por la noche.

La segunda jornada, denominada Virak Wanabat, la dedican a    actividades caritativas en ayuda a personas desfavorecidas, mientras el tercer y último día, conocido con el nombre de Tngay Leang Saka, es el más importante, por ser considerado el tiempo para pagar las deudas y expresar la gratitud a Buda Gautama y los antepasados.

Los jemeres realizan la ceremonia del baño del Buda, lavando con agua perfumada las estatuas de buda, y luego las manos y los pies del bonzo gerente de la pagoda de su comunidad.

Los niños también echan esta agua aromática al cuerpo de las personas mayores, creyendo que practicando el ritual sagrado tendrá una vida longeva y feliz.

Una semana antes de la celebración, las pagodas jemer parecen tener una nueva vitalidad. Las estatuas del Buda, el santuario principal y las entradas son renovados con pinturas y baño de oro, y todo el recinto se torna espléndido gracias a decorados suntuosos.

Los monjes también se entregan a las labores preparatorias, limpiando el recinto de la pagoda y reservando un lugar para dar cobijo a los pobladores que viven lejos y para que practiquen    la tradición de amontonar arena para recibir las bendiciones del buda.

En realidad éste es un rito indispensable de Chol Chnam Thmay. De una cantidad de arena limpia que se deja en el patio del santuario principal antes del comienzo de la festividad, los pobladores hacen ocho montículos pequeños en ocho direcciones y el noveno en el centro representa el globo terráqueo.

El rito, llamado en idioma jemer Anisang Pun Phnom Khsach, es una costumbre arraigada que revela cómo los jemeres piden las bendiciones celestiales.  

Las actividades que se efectúan en la pagoda durante el festejo transmiten lecciones concernientes al estilo de vida del grupo jemer en Vietnam, siguiendo las instrucciones budistas.

No solamente realizan los ritos religiosos en la pagoda, muchas personas invocan a los monjes a su casa para rezar por el bienestar de su familia.

El festejo Chol Chnam Thmay juega un papel muy importante en la vida y el credo de los jemeres en particular y de los seguidores del Budismo Thevada en general.

A diferencia de la fiesta del Año Nuevo de los Kinh, el grupo étnico mayoritario de Vietnam, la de los jemeres no tiene una fecha u hora pre-establecida, pues se puede celebrar en la mañana, al mediodía, la tarde o la noche, para cumplir el círculo de 365 días que tiene cada calendario.

Pero al igual que los festejos de saludo al nuevo año de otras etnias en la geografía vietnamita, Chol Chnam Thmay tiene un significado muy importante para los jemeres en el sur del país, pues da la bienvenida a una nueva temporada de cultivo y es un día colmado de júbilo y felicidad de toda la comunidad entre rituales y actividades recreativas.-VNA

 VNA- CUL