Humo de un enfrentamiento entre el ejército filipino e insurgentes (Fuente: VNA)
 
Manila (VNA)- Después de casi cuatro meses de intensos combates, la batalla para recuperar la ciudad meridional filipinas de Marawi de los combatientes islámicos está llegando a su fin, anunciaron las autoridades.

El secretario de Defensa de Filipinas, Delfin Lorenzana, dijo en una conferencia de prensa el lunes que cree que el conflicto de 118 días terminará pronto.

El ejército del país sólo necesita liberar un área de unas 10 hectáreas que todavía está bajo el control de los extremistas islámicos, agregó.

Mientras tanto, el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Filipinas, Eduardo Ano, informó que tres de los cinco líderes yihadistas de los militantes que atacaron a Marawi en mayo ya han sido ultimados.

Se estima que actualmente hay en la ciudad entre 60 y 80 combatientes del autodenominado Estado Islámico (EI) y que casi 700 de ellos han muerto en el conflicto en curso.

Por lo menos 10 combatientes de Malasia e Indonesia están ayudando al grupo terrorista local Maute, reveló Ano.

Un día antes, el ejército filipino proclamó que controlaba el centro de mando de los militantes vinculados al EI en la ciudad de Marawi, afirmando que este fue un gran éxito para debilitar aún más al grupo terrorista.

El número de víctimas como resultado del conflicto ya ha superado las 800 personas. Más de 500 mil residentes locales han sido evacuados.

El Presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, anunció la prolongación de la ley marcial en la provincia de Mindanao para que las fuerzas del orden puedan abatir a todos los terroristas de la región sureña del país.-VNA