Foto de ilustración (Fuente: VNA)

Hanoi  (VNA) - Expertos coincidieron en la gran influencia de las inversiones extranjeras directas (IED) en el desarrollo socioeconómico de Vietnam.

A más de 30 años del inicio del proceso de Doi Moi (Renovación) e integración económica global, la nación indochina llegó a ser una de las de mayor éxito en la atracción de la IED en la región.

A finales de 1987, la Ley de Inversión Extranjera fue aprobada por el Parlamento, y desde entonces el país captó más de 25 mil 500 proyectos con capital total de 320 mil millones de dólares, suministrado por 126 países y territorios.  

El ministro de Planificación e Inversión de Vietnam, Nguyen Chi Dung, afirmó que el sector de IED contribuye con el 20 por ciento al Producto Interno Bruto del país.

Chi Dung también subrayó que el flujo de capital foráneo contribuyó a acelerar la reestructuración de la economía, con inclinación hacia la industria y los servicios.

El 58 por ciento de la IED se dedica a las ramas de procesamiento y manufactura, lo que ayudó a Vietnam a elevar el valor agregado de los productos, mejorar la competitividad de la economía e impulsar las exportaciones, recalcó.

Añadió que el año pasado ese sector representó el 72 por ciento del valor total de las ventas al extranjero y creó tres millones 500 mil empleos directos y cinco millones indirectos.

Do Nhat Hoang, jefe del Departamento de Inversión Extranjera  de esa cartera, especificó que los proyectos de IED están presentes en todas las localidades del país, y especificó que de ellas Ciudad Ho Chi Minh atrajo la mayor cantidad, con 44 mil 700 millones de dólares, seguida por las provincias sureñas de Binh Duong (30 mil 700 millones) y Dong Nai (27 mil 340 millones).

Mientras, Le Duy Thanh, vicepresidente del Comité Popular de la provincia septentrional de Vinh Phuc, consideró que al lado de los valores económicos, las empresas de IED contribuyeron de manera significativa a la formación de los recursos humanos locales.

Muchos trabajadores, a partir de sus experiencias adquiridas de las compañías de capital foráneo, emprendieron sus propios negocios y son capaces de competir con rivales extranjeros, afirmó Duy Thanh.

Recalcó, además, que los productos de marcas conocidas globalmente como Samsung, Toyota, Honda, Canon y P&G, hechos en Vietnam y exportados a múltiples países, contribuyeron a promocionar la imagen del país.

Sin embargo, los economistas también admitieron que el sector de inversión extranjera directa también dejó efectos negativos en Vietnam.  

Diversos proyectos solo tuvieron como objetivo aprovechar la fuerza laboral barata del país y utilizaron tecnologías obsoletas, que provocaron la contaminación ambiental; mientras no son pocas las empresas de IED que cometieron el delito de evasión fiscal, lo que dañó el entorno de negocios.

Particularmente, el presidente de la Asociación de IED de Vietnam, Nguyen Mai, señaló que muchos proyectos no son compatibles con la estrategia de desarrollo de sectores y zonas económicas del país.

Además, los analistas manifestaron preocupación por la ralentización en el uso de los capitales foráneos, atribuyendo ese fenómeno a la falta del cuidado en la selección de los proyectos.

Ante esa situación, los expertos recomendaron que Vietnam reajuste su política de atracción de IED, prestando mayor atención a la calidad de los planes.

En la actualidad, el Ministerio de Planificación e Inversión elabora, en colaboración con el Banco Mundial, una estrategia al respecto para el período 2018-2023, en el contexto de que el país debe mejorar el nivel de aplicación tecnológica, la calificación de los recursos humanos y la integración a las cadenas de suministro, en aras de elevar su atracción para los inversores. - VNA