Manila (VNA)- Las autoridades de Filipinas planea imponer una "política de no abrigos" a las personas que ingresan a la ciudad sureña de Davao para evitar que posibles terroristas suicidas penetren en eventos concurridos o durante festividades importantes.
La Policía filipina en la escena de un atentado ocurrido en la provincia de Joló (Foto: AFP/ VNA)

El coronel Consolito Yecla, comandante de la Fuerza de Tareas Especiales de esa urbe, informó que la nueva medida de seguridad se implementará para impedir posibles ataques suicidas por parte de terroristas en la costa oeste de la isla de Mindanao, en el sur de Filipinas, principalmente en las provincias de Basilan y Joló.

Los terroristas suicidas usualmente usan chaquetas o chalecos para ocultar explosivos adheridos a sus cuerpos.

En consecuencia, la medida se le aplicará a quienes se acerquen a los puntos de entrada o áreas de inspección. Con esto, los posibles terroristas suicidas no podrán penetrar en la ciudad, o a lugares donde se concentren muchas personas, precisó Yecla.

Añadió que la gente podrá usar sus chaquetas nuevamente después de la inspección.

La medida de precaución adicional se impondrá tras su aprobación por el gobierno municipal, anotó.

La nueva disposición de seguridad se tomó luego de los ataques suicidas ocurridos el 28 de junio último en un campamento del ejército en Indanan, un pequeño pueblo en la provincia de Joló.  Esos atentados, ejecutados por dos motociclistas que portaban bombas suicidas, dejaron ocho muertos y 22 heridos, en su mayoría soldados que protegían la entrada al lugar.

Con anterioridad, las autoridades locales implementaron una "política de no mochilas" en la ciudad.-VNA