Tokio (VNA) - Japón ratificó su respaldo al papel central de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) en la arquitectura regional, durante el trigésimo tercero Foro bilateral, celebrado en esta capital.
 
(Fuente: Rappler)

El foro anual a nivel de viceministros, efectuado la víspera, forma parte del mecanismo de diálogo ASEAN-Japón, con el fin de revisar la cooperación bilateral y analizar las medidas para fomentar la asociación estratégica.

Ambas partes saludaron los resultados de colaboración mediante el despliegue del plan revisado de 2017 de la Declaración de la Visión sobre la Amistad y la Cooperación bilateral.

En la actualidad, el país del Sol Naciente es el cuarto socio comercial y el segundo mayor proveedor de inversión extranjera directa del bloque sudesteasiático.

Tokio seguirá cooperando con la ASEAN en los sectores de comercio, inversión, desarrollo empresarial, especialmente las micro, pequeñas y medianas empresas, transporte, energía, protección ambiental, reducción de la pobreza y atención de salud.

También impulsará el intercambio pueblo a pueblo y fortalecerá la coordinación en la adaptación al cambio climático, en la lucha contra el terrorismo y el extremismo, y en el mejoramiento de la ciberseguridad.

Las dos partes acordaron, además, ampliar la colaboración para aprovechar los avances tecnológicos de la cuarta revolución industrial en el comercio electrónico, economía digital y construcción de ciudades inteligentes.
Para conmemorar el aniversario 45 de los vínculos bilaterales en 2018, trabajarán en estrecha colaboración para organizar con éxito una cumbre conmemorativa de las relaciones de diálogo ASEAN-Japón en noviembre próximo.

También se centrará en el despliegue del plan revisado de 2017 de la Declaración de la Visión sobre la Amistad y la Cooperación ASEAN-Japón y firmarán un protocolo para enmendar el Acuerdo de asociación económica integral bilateral.

Con respecto a la situación del Mar del Este, ambas partes subrayaron la importancia de la paz, la estabilidad, la seguridad y la libertad de navegación marítima y sobrevuelo en esa zona.

Destacaron la necesidad de actuar con moderación, evitar acciones unilaterales que compliquen la situación, resolver pacíficamente las disputas sobre la base del derecho internacional, además de garantizar la implementación plena y efectiva de la Declaración sobre la Conducta de las Partes en Mar del Este, y concluir las negociaciones de un Código de Conducta al respecto. – VNA