Tokio  (VNA) - La comunidad de vietnamitas residentes en Japón, especialmente los jóvenes, actúa como un puente que contribuye a la consolidación de la conectividad entre los dos países.

Nguyen Tuan Anh, director ejecutivo de NAL Japan (Fuente: VNA)

Nguyen Tuan Anh es propietario de NAL Japan, una de las exitosas empresas de tecnología informática de vietnamitas en esta nacióm. El emprendedor llegó a la Nación del Sol Naciente en 2002 para estudiar y después de graduarse trabajó al mismo tiempo en dos compañías locales para adquirir experiencias y conocimientos.

En 2014, Tuan Anh y sus amigos fundaron NAL Japan.

El buen desarrollo de las relaciones entre Vietnam y el país esteasiático constituye la base para la prosperidad actual de esta firma, afirmó el joven empresario a corresponsales de la Agencia Vietnamita de Noticias.

El gran respaldo del gobierno japonés posibilitó el aumento del interés de los inversores nipones en el mercado de Hanoi, especialmente en el sector de informática, según Tuan Anh.

También reveló que NAL Japan cuenta en la actualidad con seis filiales y representaciones en Tokio y Nagoya, así como en las ciudades vietnamitas de Hanoi, Da Nang y Hue.

Por su parte, Mai Hoai Giang obtuvo la beca completa para matricularse en la universidad Ritsumeikan Asia Pacific y posteriormente desempeñó cargos importantes en grandes grupos como Uniqlo y Atago.

Giang estableció la empresa RAROMA, la cual, en la aspiración de su joven propietaria, servirá como un puente para la cooperación cultural, turística y comercial entre los dos países. Esa entidad ofrece souvenirs hechos en Vietnam a polos turísticos en Japón.

El éxito de numerosos coterráneos inspiró a Tran Thanh Thuy, Le Viet Gia Khanh y Ta Viet Phuong a crear la Asociación de Profesionales Vietnamitas en Japón (VPJ, siglas en inglés), que tiene como objetivo crear un foro entre los trabajadores de cuello blanco, para aprovechar la creciente demanda de empleados en la nación esteasiática.

Viet Phuong afirmó que gracias al crecimiento vigoroso de los nexos entre ambos países, la comunidad de vietnamitas en Japón ya alcanzó 300 mil personas.

Los servicios y productos para vietnamitas, en particular, ya constituyen un gran mercado en Japón, observó, y añadió que frente a la escasez de los recursos humanos, Tokio adoptó políticas a favor de trabajadores extranjeros.

Precisó que VPJ organiza con frecuencia el foro Career Sharing, donde los exitosos empresarios pueden compartir experiencias y oportunidades de trabajo para sus connacionales.

Después de dos años, Career Sharing recibió el apoyo de la comunidad de vietnamitas e incluso de la Agencia nipona de Promoción Comercial (JETRO).

Se trata de una señal positiva en el proceso de promover la marca de “recursos humanos vietnamitas de calidad” en Japón, aseguró.   

Expertos consideran que en medio de las crecientes llegadas de estudiantes del país indochino a la Nación del Sol Naciente y del fortalecimiento de la cooperación multifacética bilateral, las oportunidades para emprendedores de Hanoi son brillantes. - VNA