Hanoi  (VNA)- La presencia de aviones bombarderos chinos en el archipiélago vietnamita de Hoang Sa (Paracel), en el Mar del Este, provoca preocupaciones y el enérgico rechazo de países en la región y el mundo, ya que podría escalar las tensiones y amenaza la paz y la estabilidad en esas aguas.
Pista aérea instalada ilegalmente por China en arrecife Chu Thap (Fiery Cross) de Vietnam (Fuente: AFP)

Tras una serie de actividades de cimentación, construcción y modificación ilegal de instalaciones y bases militares, así como el despliegue de armas en las estructuras artificiales erigidas de manera clandestina en el archipiélago vietnamita de Truong Sa (Spratly), las recientes acciones de Beijing muestran que este gigante asiático acelera la militarización en el Mar del Este a pesar de la protesta de la comunidad internacional.

Japón, Australia, Estados Unidos, Filipinas y otros países levantaron su voz en contra de los mencionados actos ilícitos de China.

El ministro de Defensa de Japón, Itsunori Onodera, señaló que son pasos consecutivos y unilaterales de Beijing para cambiar el status quo en esa zona y convertir luego esas modificaciones ilegales en “hecho consumado”.

Mientras, el portavoz del Pentágono, Christopher Logan, manifestó su preocupación de que las continuadas acciones de militarización de China en el Mar del Este incrementen las tensiones y provoquen inestabilidad en la región.

La canciller de Australia, Julie Bishop, también compartió similar preocupación en la recién concluida Reunión de ministros de Relaciones Exteriores del G20 en Buenos Aires, Argentina.

Mientras, Harry Roque, portavoz del presidente de Filipinas, Joko Widodo, mostró intranquilidad por los impactos negativos de esos sucesos a los esfuerzos para mantener la paz y la estabilidad regional.

No es esta la primera vez que los ejercicios militares unilaterales de China en el Mar del Este enfrentan la crítica de la opinión internacional.

Al inicio del presente mes, ante la colocación por Beijing de misiles en las estructuras construidas ilegalmente por ese país esteasiático en el conjunto de islas de Truong Sa, de Vietnam, Estados Unidos advirtió sobre las consecuencias a corto y largo plazo.

El almirante Philip Davidson, comandante recién nombrado del Comando Pacífico de Estados Unidos, sostuvo que las acciones de China persiguen apropiarse del Mar del Este.

Compartiendo el punto de vista de Davidson, el especialista Gregory Poling del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS, inglés) subrayó que la postura de China rebasa los límites ya que el despliegue de un sistema de armas representa una amenaza y revela otro paso de ese país para materializar su ambición de apropiarse del Mar del Este, tanto de las áreas de navegación marítima como aérea.

Tal acción de Beijing contradice sus compromisos anteriores, viola la Declaración sobre la conducta de las partes en el Mar del Este (DOC) firmada por Beijing y la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático, y perjudica los esfuerzos para establecer un código de respecto, al igual que empeora la tensión y provoca la inestabilidad en la región.

Las maniobras realizadas por China en el archipiélago de Hoang Sa transgredieron de manera severa la soberanía marítima e insular indiscutible de Vietnam sobre este territorio y van en contra del Acuerdo sobre los principios básicos que guían la solución de los asuntos en el mar entre Hanoi y Beijing.

La portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Vietnam, Le Thi Thu Hang, afirmó en repetidas ocasiones que su país dispone de suficientes evidencias históricas y pruebas jurídicas para ratificar su soberanía sobre los archipiélagos de Truong Sa y Hoang Sa, en concordancia con las leyes internacionales.

En ese sentido, exhortó a China a actuar con responsabilidad para mantener la paz y la estabilidad en el Mar del Este, a cesar la militarización y retirar los equipos castrenses instalados ilegalmente en las estructuras de Vietnam, así como respetar la soberanía del país indochino sobre esas estructuras.

Instó también a Beijing a cumplir el Tratado sobre los principios básicos directivos de la solución de los asuntos en el mar entre Vietnam y China y la DOC, con el fin de crear un entorno favorable para el mantenimiento de la paz, la estabilidad y la cooperación en la región. –- VNA