Buenos Aires (VNA)- Los éxitos económicos de Vietnam, así como las perspectivas de desarrollo de los nexos comerciales entre la nación indochina y Argentina fueron destacadas en un artículo del Doctor en Ciencias de la Universidad de Buenos Aires, Julio Sevares, publicado el domingo por Equilibrium Global.

 Bajo el título “Relación económica Argentina-Vietnam”, Sevares subrayó que las oportunidades de la nación suramericana están vinculadas con el importante y sostenido crecimiento económico de Vietnam durante las últimas décadas.

En 1986, Vietnam puso en marcha el modelo Doi moi o renovación, consistente, según la denominación oficial en una “economía de mercado orientada al socialismo”, escribió el autor.

El modelo, que combina la centralización del poder político con una progresiva apertura a la economía de mercado, logró que en los últimos 15 años la economía de Vietnam creciera a más de un 6,5 por ciento al año, multiplicando por nueve el PBI per cápita, precisó.

Como parte del crecimiento económico y de las políticas estatales –y según las informaciones del Banco Mundial-, el 94,3 por ciento de la población está alfabetizada, con una esperanza de vida de 72 años, agregó.

 La pobreza se ha reducido de 58 por ciento en 2003 a cerca de 12 por ciento, y en menos de 20 años se ha logrado sacar de la miseria a más de 25 millones de personas, reduciéndose la pobreza extrema a menos de dos por ciento.

Con su modelo de economía de mercado, Vietnam se ha colocado como uno de los países en desarrollo más exitosos en la historia del desarrollo económico, siendo uno de los pocos que ha logrado cumplir las metas del milenio, mucho antes que la fecha fijada por la ONU, subrayó.

El plan quinquenal en vigencia (2016-2020) se propone aumentar el PBI per cápita de tres mil 200 dólares a tres mil 500 dólares.

El modelo vietnamita está apoyado en las exportaciones y la inversión. Las ventas externas vietnamitas partieron de los productos primarios y la industria mano de obra intensiva para diversificarse hacia segmentos de mayor valor agregado. Vietnam desarrolló, por ejemplo, un eficiente y exportador sector de softwares.

Entre 1995 y 2017 las ventas externas de Vietnam se multiplicaron por tres. Tiene un superávit comercial y una cuenta corriente del 4,5 por ciento del PBI en el pasado año. Vietnam registra un ritmo de crecimiento promedio en las exportaciones de 16 por ciento al año.

En la actualidad, el Gobierno vietnamita instrumenta reformas en la legislación económica en temas de impuestos, aduana y regímenes de inversión, destinadas a impulsar la inversión de las empresas privadas, destacó Sevares.

La relación económica entre Argentina y Vietnam ha crecido y se ha consolidado en los últimos años abriendo perspectivas de beneficios para ambos países, opinó.

El comercio bilateral aumentó sustancialmente, con el resultado de un superávit comercial para el primer país. Vietnam se convirtió, en 2016 en el cuarto destino de las ventas externas argentinas, después de Brasil, China y Estados Unidos, con un monto de dos mil 540 millones dólares, el cuatro por ciento de las exportaciones totales, según el INDEC.

El 70 por ciento de las ventas argentinas son de maíz y soja, seguidos por otros productos agrícolas y agroindustriales. Pero también hay exportaciones no tradicionales que han crecido, como las de productos químicos orgánicos, farmacéuticos e instrumentos y aparatos de óptica de precisión.

Como contrapartida, Argentina importa de Vietnam, en su mayor parte, productos electrónicos, calzado e indumentaria.

También existe una demanda de carne y de frutas de clima no tropical como manzanas de Argentina, pero en esos rubros compite un abastecedor más cercano y muy eficiente como Australia, comentó.

Las perspectivas comerciales de Argentina mejoraron a partir de que el país fue registrado por Vietnam como proveedor de productos de origen animal y vegetal para consumo humano, lo que permitirá la colocación de productos con valor agregado en el mercado vietnamita.

El vino también figura en la lista de oportunidades debido al cambio del consumo desde bebidas de alta graduación hacia las de menor, asociado con la mejora en los ingresos y la occidentalización de los gustos. Argentina podría recibir inversiones vietnamitas en criaderos de peces con tecnología de ese país, concluyó.-VNA