Manila (VNA) - El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, invitó al grupo extremista más radical en el país, Abu Sayyaf (ASG), a entablar un diálogo de paz con su administración, destacando que ya es hora de poner fin al conflicto.

 

Soldados filipinos en Marawi (Fuente: Xinhua/VNA)
En un discurso en Jolo, en la provincia de Sulu este viernes, Duterte confió en que la paz reinará pronto en Mindanao, en el sur de Filipinas, tras la firma de la ley de autonomía para la región de Bangsamoro (Ley Orgánica de Bangsamoro).

En su mensaje a los combatientes de ASG, Duterte propuso un diálogo para poner fin a la guerra, y al mismo tiempo, advirtió que si el conflicto continúa, más personas morirán.

El presidente filipino llegó a Jolo para observar la condición de unas 30 mil residentes que quedaron sin hogar luego de que estallara el martes un incendio en una aldea.

Formado a inicios de los años 90 del siglo pasado, Abu Sayyaf está integrado por unos 400 extremistas islámicos y opera principalmente en la región meridional de Filipinas, donde ha realizado numerosos secuestros, ataques con bombas y asesinatos de rehenes.

La Ley Orgánica de Bangsamoro, firmada el 27 de este mes, crea la Región Autónoma de Bangsamoro en el Mindanao Musulmán, que comprende Mindanao y una cadena formada por decenas de pequeñas islas donde viven cinco millones de musulmanes frente claro dominio católico a nivel nacional, y le confiere poderes políticos y económicos para avanzar hacia la plena autonomía en 2022.

El Gobierno confía en que la ley, que cuenta con gran apoyo popular, pone fin al conflicto que ha durado por décadas en Mindanao. -VNA