Tien Giang, Vietnam (VNA) –La organización Educación para la Naturaleza de Vietnam (ENV) anunció que ha puesto fin a la operación de la última granja privada de bilis de oso en la provincia survietnamita de Tien Giang, en el delta del Mekong. 

Esa fuente precisó que el Departamento de Protección Forestal de Tien Giang transfirió la víspera cinco osos negros asiáticos, cariñosamente conocidos como osos lunares, a una granja privada en el Santuario dedicado a estos animales en el Parque Nacional Tam Dao, en la provincia norteña de Vinh Phuc. 

Como tal, durante las últimas dos semanas, siete ejemplares en cautiverio fueron enviados voluntariamente por sus dueños a los centros de rescate.

El 14 de agosto, dos osos lunares propiedad de Tran Van Trach, en la ciudad norteña de Thai Nguyen,  fueron trasladados de forma segura al Santuario del Oso de la provincia septentrional de Ninh Binh.

La subdirectora de ENV, Nguyen Phuong Dung, dijo que los logros en Tien Giang y Thai Nguyen reflejan los esfuerzos conjuntos entre las agencias locales y las organizaciones no gubernamentales para la protección de los osos, contribuyendo al final del cautiverio de estos mamíferos en el país en el futuro cercano.

La ENV continuará su campaña para convencer a los dueños de estos mamíferos de gran tamaño de que  los entreguen, afirmó.

Según esta organización, Vietnam tiene 22 provincias sin osos. El número de estos animales en cautiverio disminuyó significativamente entre 2005 y julio de 2018 de cuatro mil 300 a 780.

En Vietnam a los osos se les extraía su bilis. Esta práctica se prohibió en 1992 pero los propietarios no se vieron obligados a renunciar a los mamíferos que tenían, lo que solo sirvió para prolongar la práctica dañina. 

La bilis de oso es usada como remedio de la medicina tradicional en diversos países asiáticos. Se cree que esta sustancia ayuda a eliminar el calor del hígado, mejorar las convulsiones y espasmos, perfeccionar la visión y limpiar el cuerpo de materiales tóxicos. – VNA