Quang Ngai, Vietnam (VNA)- El gobierno de la provincia centrovietnamita de Quang Ngai efectuó hoy una ceremonia por el aniversario 50 de la masacre de Son My, en la cual 504 civiles fueron asesinados por soldados estadounidenses.
 
Se ofrendan inciensos en recordación a las víctimas del masacre Son My. (Fuente: VNA)

Asistieron al acto el viceprimer ministro Truong Hoa Binh, el presidente de la Fiscalía Suprema Popular, Nguyen Hoa Binh, representantes de delegaciones internacionales, veteranos estadounidenses, una multitud de lugareños y reporteros nacionales y extranjeros.

Los delegados colocaron ofrendas florales en recordación a las víctimas asesinadas hace 50 años, principalmente ancianos, mujeres y niños inocentes.  

Al hablar en la ceremonia, el vicepresidente del Comité Popular de Quang Ngai, Dang Ngoc Dung, evocó este acontecimiento trágico y los dolores que el pueblo vietnamita sufrió durante la guerra.

Lo ocurrido en Son My no es una tragedia única provocada por las tropas invasoras, pero representa los dolores extremos que sufrió el pueblo vietnamita en el pasado, expresó.    

En esta ocasión, se informó la decisión de crear el Fondo de Paz My Lai y el proyecto de construcción de un parque dedicado a las víctimas de la masacre.

El 16 de marzo de 1968 soldados estadounidenses asesinaron en una operación de barrida a 504 civiles desarmados, que en su mayoría eran mujeres y niños inocentes, en la aldea de Son My (o My Lai), en la comuna de Tinh Khe, distrito Son Tinh, en Quang Ngai.

Bajo el concepto “quemar todo, matar todo”, también destruyeron 247 viviendas de la población local, masacraron miles de reses y aves de corral, y quemaron todo el arrozal en espera de cosecha.

La sangrienta matanza sacudió a todo el mundo, mostró la crueldad de los invasores estadounidenses durante la guerra en Vietnam y dejó enormes pérdidas espirituales a las familias de las víctimas y el pueblo vietnamita.

Ese genocidio no fue el único cometido por las tropas de Washington, aunque por su magnitud y atrocidad resultó el más condenado, incluso en Estados Unidos.

El criminal hecho espoleó aún más el movimiento antibelicista en Estados Unidos, cuyo gobierno, avergonzado por la opinión pública mundial y derrotado por el Ejército Popular de Vietnam, no tuvo más remedio que retirar sus tropas en enero 1973. –VNA