Construcción de dique (Fuente: VNA)
Hanoi (VNA) - Las localidades en el Delta del río Mekong y algunos ministerios de Vietnam se mantienen activos para responder y mitigar el impacto de las probables inundaciones, atendiendo a que el nivel del agua sigue en aumento en ese corriente. 

Según el Centro Nacional de Pronósticos Hidrometeorológicos, el nivel del agua en el río Mekong está aumentando y alcanza los  3,26 metros en el río Tien -uno de sus afluentes principales-, medido en la estación de monitoreo de Tan Chau, y 2,59 metros en el río Hau, otro afluente, calculado en la estación de Chau Doc, ambas en la provincia de An Giang. 

Expertos señalan que el nivel más alto debe reportarse mañana con 3,35 metros en el río Tien y 2,9 metros en el Hau. Mientras, para el 15 de este mes se pronostican subidas respectivas de 3,8 metros y 3,2 metros.

El centro de pronósticos advirtió sobre posibles inundaciones en las provincias bajas y ribereñas, como las survietnamitas de An Giang, Dong Thap y Long An.

Las crecidas han llegado mucho antes que en años anteriores y es probable que se compliquen en el futuro, señaló.

Ante ese hecho, la Dirección Central para la Prevención y Control de Desastres Naturales y el Comité Nacional de Respuesta, Rescate y Búsqueda en caso de Desastres enviaron una nota sobre respuesta y mitigación a las provincias de An Giang, Dong Thap, Hau Giang y Long An, así como a la ciudad de Can Tho.

También la remitieron a varios ministerios, a la Agencia Vietnamita de Noticias, la Televisión de Vietnam y la radio Voz de Vietnam.

 Se les pide que se mantengan atentos al desarrollo de las lluvias e inundaciones; actualizar con información relevante a fin de prepararse a las autoridades de todos los niveles, residentes y propietarios de  instalaciones, especialmente en las zonas bajas y ribereñas, así como evacuar a los residentes en áreas propensas a inundaciones y deslizamientos de tierra.

También se instó a las localidades a adoptar soluciones sincrónicas para prevenir accidentes como niños ahogados, garantizar la seguridad de los sistemas de diques y cultivos y cambiar la estructura de los cultivos para minimizar el impacto de los desbordamientos. –VNA