Nueva York, (VNA)- Vietnam desea compartir experiencias y recibir apoyo financiero y técnico de otros países en la administración y el uso sostenible de los recursos hídricos, destacó la embajadora Pham Thi Kim Anh, subjefa de la misión de la nación indochina ante las Naciones Unidas.
Foto de ilustración (Fuente: VNA)

Así lo dio a conocer en un debate no oficial con el tema “Agua, Paz y Seguridad” dirigido recientemente en Nueva York por Países Bajos, en papel de presidente rotativo del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU).

Al intervenir en la cita, Kim Anh señaló que al igual que otras áreas geográficas, el Sudeste Asiático dispone de las fuentes acuáticas transnacionales y advirtió las amenazas a la seguridad regional por la administración ineficiente de los recursos hídricos.

Señaló algunos problemas existentes en la región, tales como el cambio climático, la contaminación y escasez de agua, así como el uso no sostenible y la distribución irracional del líquido.

Según la diplomática, Vietnam concede importancia a la cooperación estrecha y eficaz con otros países para solucionar y hacer frente a esos desafíos.

Precisó que Hanoi mantiene los mecanismos de cooperación efectivos en la Subregión del Gran Mekong (GMS) y la Comisión del Río Mekong (MRC) y exhortó a construir los marcos de colaboración y los códigos de conducta sobre la administración y el uso sustentable de los recursos acuáticos para el beneficio de los países de la región.

Manifestó la disposición del país de apoyar el cumplimiento de la Convención sobre el derecho del uso de los cursos de agua internacionales para fines distintos de la navegación aprobada por la ONU en 1997.

En la cita, los participantes enfatizaron que una de las misiones del Consejo consiste en prevenir las disputas, incluidas las provocadas por los recursos naturales e hídricos.

Precisaron que alrededor de dos mil millones de personas en el planeta no tienen acceso a las fuentes acuáticas seguras y más de cuatro mil 500 millones no tienen agua limpia.

En ese sentido, resaltaron que la escasez y la competencia por el líquido potable han provocado tensiones, guerras civiles, conflictos e inestabilidad en muchas partes del mundo.

El aumento del 40 por ciento de la demanda de agua potable en este siglo, junto con las consecuencias del cambio climático, exigen la urgente cooperación internacional en la administración y el uso de las fuentes acuáticas comunes, apuntaron los expertos.

Hicieron hincapié en la colaboración transnacional en la solución de esos problemas e instaron a impulsar el intercambio de informaciones, mantenerse alertas y prevenir las amenazas a la seguridad hídrica.

Solicitaron a la ONU intensificar su papel en la implementación de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, en particular el sexto sobre la garantía de la disponibilidad y la gestión sostenible de agua, así como la mejora de las condiciones de sanidad para los ciudadanos.- VNA