El vicepremier Trinh Dinh Dung (camisa blanca), durante una inspección en el puerto marítimo de Formosa (Fuente: VNA)
Hanoi  (VNA) – Las aguas residuales refinadas por el sistema de tratamiento de la acería Hung Nghiep Formosa, en la provincia centrovietnamita de Ha Tinh, antes de verterse en el mar cumplen con los estándares internacionales de seguridad ambiental. 

Tal conclusión fue dada a conocer hoy durante una reunión de un consejo intersectorial establecido para evaluar la solución de las violaciones de esa empresa taiwanesa, las cuales provocaron el incidente ambiental sin precedentes en abril y mayo de 2016 en la costa central del país, que causó la muerte masiva de animales acuáticos.

El consejo, encabezado por el ministro de Recursos Naturales y Medio Ambiente, Tran Hong Ha, apuntó que las investigaciones llevadas a cabo desde julio de 2016 hasta la fecha señalan que los indicadores de las aguas y emisiones residuales de Formosa se encuentran en los límites permitidos.  

Desde julio de 2017 la empresa finalizó la instalación de numerosas obras de tratamiento de desechos, a petición del Ministerio de Recursos Naturales y Medio Ambiente. 

Formosa también se comprometió a concluir, para junio de 2019, la construcción de dos sistemas de enfriamiento en seco de coque (para reducir las aguas residuales y emisiones que contienen cianuro). 

Esa entidad prevé que a un costo estimado en 400 millones de dólares todas las instalaciones ambientales, una vez en servicio, garanticen que los deshechos de la acería cumplan con los estándares de Japón y Sudcorea.  

Con respecto a las obras que se operan en paralelo con el alto horno de Formosa, el consejo afirmó que el tratamiento de los residuos de esas instalaciones cumple los requisitos.  

El horno, operado con el 95 por ciento de la capacidad instalada, produce cada día más de nueve toneladas de hierro colado. Hasta abril pasado la acería generó dos millones 410 mil toneladas de acero, a partir de dos millones 670 mil toneladas de hierro fundido.  

Formosa planea poner en servicio piloto este mes un nuevo alto horno, el cual podrá elevar la producción de la planta en 2018 a cinco millones de toneladas de acero, tres veces más que el rendimiento de 2017.  

Tras inspeccionar las actividades de Formosa, el consejo evaluó que la misma terminó la instalación y operó con seguridad las obras de tratamiento de residuos generados por el nuevo horno. 

En ese sentido, la entidad aseguró que ese sistema incinerador satisface los requisitos ambientales para entrar en el servicio piloto.  

El Ministerio de Recursos Naturales y Medio Ambiente mantendrá la coordinación con otros sectores, el gobierno de Ha Tinh y científicos para realizar inspecciones periódicas de las actividades de Formosa, así como instará a la empresa a acelerar la instalación de las obras ambientales. – VNA