Singapur  (VNA) - La creciente presencia militar de China en el Mar del Este a través de la colocación de avanzados sistemas de armas en las aguas apunta a intimidar y coaccionar a sus vecinos, observó hoy el secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis.
El secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis (Fuente: VNA)

Al intervenir en la XVII Cumbre de Seguridad de Asia (Diálogo de Shangri-La) en Singapur, el jefe del Pentágono indicó que China desplegó misiles antibuque, misiles tierra-aire y dispositivos electrónicos de interferencia en el Mar del Este.

La acción de China está ligada directamente al uso militar con el propósito de "intimidación y coacción", lo que va en contra de las afirmaciones anteriores de Beijing, valoró.

Mattis señaló que el presidente chino, Xi Jinping, incumplió una promesa hecha en 2015 en la Casa Blanca de que Beijing no militarizaría las estructuras en el Mar del Este.

Estados Unidos apoya la resolución de disputas a través de medidas pacíficas y en línea con las regulaciones y principios internacionales, así como la libertad y la igualdad de comercio e inversión, reafirmó.

Con anterioridad, el 29 de mayo pasado, Mattis anunció que Washington mantendrá su presencia en el Mar de Este para garantizar la seguridad y libertad de navegación marítima en la zona.

Estados Unidos adopta acciones con el fin de paralizar las actividades de construcción ilegal y la militarización por parte de China en esas aguas, informó.

En 2016, la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya (PCA, inglés) emitió un fallo, el cual dictaminó que China no tiene derechos históricos sobre las aguas del Mar del Este. El Tribunal de La Haya tampoco encontró ninguna base legal para que Beijing reclame derechos históricos sobre los recursos dentro de la llamada “línea de nueve tramos”.

 Sin embargo, el gobierno de Xi Jinping rechazó por completo el fallo del PCA y mantuvo su posición de que las disputas entre países con reclamos soberanos superpuestos en el Mar del Este deben resolverse de forma bilateral.

 En los últimos años, el diferendo del Mar del Este ha ocupado la atención de la comunidad internacional, debido a la importancia de esa zona en términos económicos, políticos, y de seguridad.

 Por lo tanto, las tensiones escaladas en el Mar del Este pueden dañar los intereses de muchas partes y amenazar la estabilidad y la prosperidad en el mundo.

 A principios de este mes, la Casa Blanca anunció que Estados Unidos había hablado directamente con China sobre la continua militarización en esa zona, prometiendo consecuencias a corto y largo plazo.-VNA