Hanoi (VNA) Vietnam ingresa unos tres mil millones de dólares anualmente por las exportaciones del café, lo que convierte al país indochino en el segundo exportador mundial de ese rubro. Sin embargo, el valor de las ventas del producto procesado solo ocupa el 10 por ciento.
Foto de ilustración (Fuente: VNA)

El comercio exterior de dicho grano vietnamita ocupa el 14 por ciento del mercado mundial. Las semillas del café obtenidos desde las granjas domésticas son presentadas con frecuencia en las exhibiciones internacionales, donde los empresarios vietnamitas se esfuerzan para promover sus marcas comerciales en mercados extranjeros.

El problema, en criterio de expertos, no radica en la capacidad de elaboración de ese rubro, sino en que no se ha construido una imagen sobre la calidad del producto. Esto constituye un desafío para los fabricantes nacionales. 

Tran Nhat Quang, director de la empresa La Viet, dijo que es importante modernizar nuestros métodos de procesamiento y compartirlos con la comunidad, para que conozcan sobre la calidad de nuestros productos, y luego convencer a los campesinos a optar por un cultivo orgánico.

Según Ho Pham Minh Duy, director de la compañía The Married Beans, debe presentar el café procesado en el mercado nacional, y después promueve su imagen al mundo,  través de las cadenas distribuidoras o tiendas de conveniencia en Japón, Europa y América.

El precio del café vietnamita es bajo, por lo que es difícil estimular a los campesinos a cultivar un producto orgánico. 

Tran Cong Ngoc, dueño de la granja Ngoc Farm, en la provincia de Lam Dong, opinó que para poder elevar el precio y convencer a los cultivadores, se necesita que las empresas y los mercados estén dispuestos a comprar las mercancías de alto valor.

Las empresas vietnamitas se comprometen a esforzarse en la creación de una nueva imagen del café vietnamita, con el fin de confirmar su calidad y potencialidad en el mundo.-VNA