Tokio, 07 jun (VNA)- El Ministerio de Medio Ambiente de Japón coordinará con algunas localidades y empresas nacionales para ayudar a los países del sudeste asiático a construir instalaciones de conversión de residuos en energía, como una forma de exportar infraestructura en el campo ambiental.
Foto de ilustración (Fuente: The National)


Se espera que este programa de cooperación, que durará hasta 2023, ayude a que alrededor de 10 ciudades se destaquen en el tratamiento de desechos, para convertirlos en energía, en un esfuerzo por abordar la contaminación del aire y el mar, así como la grave escasez de electricidad en la región sudesteasiática.

Las ciudades de Davao, Quezon y Cebu, de Filipinas, así como Hanoi, en Vietnam, están siendo consideradas para el programa.

En el Sudeste Asiático, los desechos de diferentes tipos, incluidos los plásticos, se entierran, lo que hace que la contaminación, especialmente la polución del agua y del mar, empeore.

Las instalaciones japonesas para la conversión de residuos en energía, pueden prevenir dicha contaminación mediante el uso de tecnología de residuos no contaminantes.

El Ministerio de Medio Ambiente dijo que hay alrededor de 380 instalaciones de este tipo en todo Japón, que representan el 30 por ciento del total de los establecimientos para el tratamiento de la basura.

El programa contará con la asociación con las ciudades japonesas de Kita Kyushu, Yokohama, y Osaka, las cuales brindarán sus experiencias en la gestión y el procesamiento de residuos.-VNA