Canberra, 19 mar (VNA)- El primer ministro de Malasia, Najib Razak, advirtió a la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) sobre la crisis de los refugiados rohingyas, la cual, advierte, puede convertirse en una severa amenaza para la seguridad en la región.

Al intervenir en la Cumbre especial entre la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) y Australia, efectuada en la ciudad de Sídney, la ciudad más grande y poblada del país oceánico, Razak expresó su preocupación ante la desesperación de los rohingyas.

Alertó que ese grupo puede “caer sobre la mano” del autodenominado Estado Islámico.

Tras remarcar que el asunto de los rohingyas no es ya a cuestión interna de Myanmar, el dirigente llamó a analizar esa situación no solo a través del lente humanitario, sino también de seguridad.

Razak reafirmó la disposición de su país de apoyar el proceso para la búsqueda de una solución e instó a los países de la ASEAN a estrechar la coordinación para prevenir las amenazas extremistas.

Más de 655 mil 500 rohingyas musulmanes huyeron a Bangladesh luego de una ofensiva del ejército de Myanmar en el norteño estado de Rakhine, en respuesta a los ataques de militantes contra las fuerzas de seguridad, ocurridos el 25 de agosto de 2017.

Myanmar no reconoce la ciudadanía a los rohingyas a pesar de que esta minoría ha vivido en este país por varias generaciones, y los considera como inmigrantes ilegales. – VNA

VNA- INTER