Residentes se evacuan de la zona de conflctos en Rakhine (Fuente: EPA)
 
Naypyidaw (VNA)- Más de 123 mil myanmenos procedentes del estado de Rakhine huyeron a Bangladesh desde que estallaron los enfrentamientos entre el ejército gubernamental y los insurgentes en esa zona.

El director general de la Organización Internacional para la Migración (OIM), Mohammed Abdiker, advirtió que el flujo de migrantes de Rakhine a Bangladesh podrá seguir aumentando antes de que la situación se estabilice.

Sin el apoyo internacional, los migrantes myanmenos enfrentarán dificultades, señaló.

La OIM y sus socios exhortaron a la recaudación de 18 millones de dólares en tres meses para ayudar a los migrantes de Myanmar.

El pasado 25 de agosto, grupos de extremistas lanzaron ataques contra 30 puestos policiales del municipio de Maungdaw, cerca de la frontera con Bangladesh.

Cinco policías y siete insurgentes murieron en el enfrentamiento desencadenado tras el ataque, que fue reivindicado por el Ejército de Salvación Rohingya de Arakan (ARSA), y al que se atribuye otra acción similar ocurrida el 9 de octubre de 2016, la cual cobró la vida de nueve policías.

El asalto tuvo lugar un día después de que una comisión liderada por el exsecretario general de las Naciones Unidas Kofi Annan presentara al gobierno myanmeno un informe con recomendaciones para poner fin a la violencia sectaria en Rakhine y promover el desarrollo de la región.

Myanmar no reconoce a los rohingyas como una de las etnias minoritarias y los llama bengalíes, o sea, migrantes ilegales procedentes del vecino Bangladesh, a pesar de que residen en Myanmar desde mucho tiempo.

En los últimos tiempos muchos rohingyas huyeron a las naciones vecinas después de que el ejército myanmeno realizara operaciones contra los insurgentes, que según acusaciones del gobierno, son miembros de la Organización de Solidaridad Rohingya, un grupo armado que opera desde 1980.-VNA