Ottawa, 28 abr (VNA)- Los cancilleres del Grupo de los siete (G7) emitieron un comunicado que contiene las fuertes declaraciones con respecto a la situación en el Mar del Este, la libertad de navegación marítima y la protección de medio ambiente en las aguas internacionales.

En ese documento emitido recientemente tras su reunión en Toronto, los ministros de Asuntos Exteriores del G7, que está conformado por Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido, expresaron profunda preocupación sobre la libertad de navegación y el cumplimiento del derecho internacional.

Ratificaron su compromiso de intensificar la cooperación en la gestión para mantener el orden marítimo, con el apego a las leyes universales y las disposiciones de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 1982 (UNCLOS), con el fin de construir la confianza y garantizar la seguridad.

También abogaron por manejar y resolver las disputas por las medidas pacíficas sin recurrir a la fuerza o acciones de coerción, en consonancia con el derecho internacional mediante los mecanismos de solución de litigios y arbitraje reconocidos mundialmente.

Los titulares del G7 reconocieron la importancia de mantener una región Indo- Pacífico abierto y libre sobre la base del derecho, y al mismo tiempo expresaron su deseo de trabajar con la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) y otras naciones en este tema.
 
Cancilleres del G7 en la reunión en Toronto (Fuente: VNA)


Sobre el asunto del Mar del Este y Mar de China Meridional, confirmaron su firme oposición a cualquier acción unilateral que aumente las tensiones y socave la estabilidad regional y el orden internacional, como la amenaza o el uso de la fuerza, la reclamación de tierras y la construcción de puestos avanzados, así como su uso para los propósitos militares.

Exhortaron a todas las partes a que cumplan con sus obligaciones en virtud del derecho internacional y piden la aplicación plena y efectiva de los compromisos contraídos en la Declaración sobre la Conducta de las Partes en el Mar del Este (DOC).

Hicieron hincapié en la importancia de las negociaciones en curso para un Código de Conducta eficaz y acogieron con beneplácito un acuerdo que no derogue los derechos de las partes según las leyes internacionales o que afecten a los derechos de terceros.

Coincidieron que para asegurar la estabilidad en la región, esos esfuerzos diplomáticos deberían conducir a la desmilitarización de los sitios disputados y a un Mar del Este abierto y pacífico de conformidad con el derecho internacional.

Consideraron al laudo dictado por la Corte Permanente de Arbitraje el 12 de julio de 2016 como una base útil para nuevos esfuerzos encaminados a resolver pacíficamente las disputas en el Mar del Este.

También manifestaron su preocupación con respecto a la destrucción de los ecosistemas marinos en el Mar del Este, que amenaza su sostenibilidad y las poblaciones de peces.

Reafirmaron su compromiso de aumentar la cooperación internacional para la protección del medio ambiente marino y la gestión sostenible del medio marino.- VNA

VNA- INTER