Tokio (VNA) - El gigante japonés de la electrónica, Sharp, anunció su plan de construir una nueva planta en Vietnam, para evitar que se le impongan nuevos aranceles como resultado de la creciente disputa comercial entre Estados Unidos y China.
Foto de ilustración (Fuente: Internet)

Sharp no reveló el monto de la inversión para esa instalación, que comenzará a operar en el año fiscal 2020 cerca de Ciudad Ho Chi Minh, según datos divulgados por la publicación Nikkei Asian Review.

La fábrica vietnamita ensamblará una pantalla de cristal líquido para automóviles que se venderá en Estados Unidos, y además fabricará purificadores de aire, así como otros productos electrónicos para su venta en Vietnam.

Parte de la producción de computadoras personales de la subsidiaria Dynabook también podría trasladarse a las nuevas instalaciones. Actualmente, China representa casi toda esa producción de Dynabook, principalmente en las fábricas de Hangzhou.

El vicepresidente ejecutivo de Sharp, Katsuaki Nomura, confirmó que la construcción de la nueva planta tiene como objetivo eludir la larga guerra comercial entre Washington y Beijing.

Sharp también reportó una ganancia neta de 115 millones de dólares para el trimestre de abril a junio, un 35 por ciento menos que en el año anterior. 

La empresa reportó una merma del cuatro por ciento en sus ingresos. Se trata de la primera caída simultánea de las ventas y las ganancias de ese trimestre, desde la compra de Sharp en agosto de 2016 por el grupo taiwanés Honhai, empresa matriz del reconocido Foxconn.

Sharp, que suministra piezas para los iPhones de Apple, ha sufrido la desaceleración en las ventas del gigante estadounidense de teléfonos inteligentes, así como la caída de la comercialización de sus televisores en mercados como China. 

Sin embargo, el negocio de la compañía con Apple parece encaminarse a una recuperación este trimestre, y las ventas de electrodomésticos también parecen fuertes, lo que lleva a Sharp a mantener su perspectiva para el año, hasta marzo de 2020.-VNA