Hanoi (VNA) – La asistencia del primer ministro de Vietnam, Nguyen Xuan Phuc, al Debate General de alto nivel del 73 período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) constituye otro paso adoptado por Hanoi para promover su papel en ese mecanismo multilateral.  
El primer ministro Nguyen Xuan Phuc (Fuente: VNA)

Según un comunicado recién dado a conocer por la cancillería vietnamita, Xuan Phuc participará en el debate de alto nivel que tendrá lugar del 25 de este mes al primero de octubre bajo el tema “Conseguir que las Naciones Unidas sean pertinentes para todos: Liderazgo mundial y responsabilidades compartidas para sociedades pacíficas, equitativas y sostenibles”.  
 
La representación de Hanoi transmitirá en esa ocasión su mensaje sobre la importancia de la asociación global por un mundo beneficioso para todos los pobladores, con énfasis en el respeto a las leyes internacionales, la prevención y la solución pacífica de las disputas, sin el uso de la fuerza o la amenaza de utilizarla.  

Vietnam reiterará también la necesidad de impulsar el multilateralismo y la conectividad global para compartir las responsabilidades, a la vez que llamará a acelerar las reformas para hacer la ONU más sólida, democrática y efectiva, así como garantizar los recursos para las actividades de la organización, especialmente la asistencia a los países en vías de desarrollo.  

La asistencia a esa importante reunión de la ONU ratifica, nuevamente, la política exterior de Hanoi que aboga por la paz, libertad, independencia, cooperación y desarrollo, al igual que la diversificación y multilateralización de las relaciones externas y la integración global.

Desde su incorporación a la ONU el 20 de septiembre de 1977, Vietnam ha desarrollado de forma vigorosa sus relaciones con la mayor organización mundial. La nación coordinó con los países No Alineados y en vías de desarrollo para defender los principios de la Carta de las Naciones Unidas, entre ellos los referidos a la igualdad soberana, la no intervención en los asuntos internos y el no uso de la fuerza o la amenaza de utilizarla.  

Mientras, el apoyo de la ONU contribuyó de manera importante al progreso socioeconómico de Vietnam y a su transformación en una de las naciones pioneras en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.  

Después de que Vietnam se convirtiera en un país de mediano ingreso, la cooperación bilateral se centró, en lugar de asistencia técnica, en el asesoramiento sobre políticas de desarrollo sostenible, con énfasis en la reducción de la pobreza, la protección del medio ambiente, la respuesta al cambio climático, la formación de los recursos humanos y la igualdad de género.  

Por otro lado, Hanoi considera a la ONU como un foro para fortalecer sus nexos con los organismos dependientes de la organización y los países miembros.

Vietnam cumplió de forma excelente su papel como miembro no permanente del Consejo de Seguridad del mandato 2008-2009, en momentos en que ese órgano se esforzaba para resolver emergentes desafíos de seguridad globales y los efectos negativos de la peor crisis financiera en la historia moderna del mundo.  

La nación indochina se convirtió en miembro de la Convención sobre Armas Químicas en 1998, y fue una de las primeras firmantes del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares en 1996, además de incorporarse a la Conferencia de desarme desde el mismo año.  
Además, formó parte en los preparativos de reuniones sobre el Tratado de No Proliferación Nuclear en 2000, 2005 y 2010, y sobre la lucha contra la comercialización ilegal de armas pequeñas en 2001 y 2003.  

Al mismo tiempo, participó de forma cabal y práctica en los mecanismos de planificación de políticas. El país fue elegido al Consejo de Seguridad del mandato 2008-2009, el Consejo Económico y Social (1998-2000 y 2016-2018), el Consejo Ejecutivo de la Unesco (2015-2019) y la Comisión Legal Internacional (2017-2021).  

Durante su mandato en el Consejo de Derechos Humanos (2014-2016), Vietnam propuso una resolución sobre los efectos del cambio climático en los derechos infantiles, presentó y asistió a la implementación de numerosas iniciativas referidas a la protección de los intereses de los trabajadores, mujeres y niñas.

El país también fue elegido como coordinador de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático en este Consejo.  

La cooperación entre Vietnam y la ONU constituye un ejemplo destacado de la asistencia para el desarrollo, así como una evidencia del papel de la organización mundial en el impulso de la conectividad global para resolver los problemas socioeconómicos, culturales y humanitarios.  

En junio de 2014, el país envió por primera vez a soldados a las operaciones de paz de las Naciones Unidas. Hanoi también desplegará un hospital de campaña en Sudán del Sur.

El 25 de mayo pasado, el Grupo de Asia-Pacífico en las Naciones Unidas aprobó la postulación a Vietnam como el único candidato de esa región a un escaño no permanente en el Consejo de Seguridad del mandato 2020-2021.

Por otro lado, la iniciativa “Una ONU” se materializa mediante la construcción de la Casa Verde de las Naciones Unidas en Hanoi, inaugurada en mayo de 2015 en ocasión de la visita a la nación indochina del entonces secretario general de la organización, Ban Ki-moon.  

Esa idea contribuyó a mejorar la eficiencia e incrementar la conectividad entre los organismos de la ONU en el país.  

Más recientemente, ambas partes firmaron el 5 de julio pasado el Plan estratégico conjunto para el período 2017-2021. – VNA