Ministros de Finanzas y gobernadores de bancos centrales de diez países miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste de Asia y China, Japón, Sudcorea (ASEAN + 3) coincidieron en que la economía mundial está en fase de recuperación, pero advirtieron que sigue enfrentando retos.

Durante su 17 reunión en la capital kazaja de Astana, discutieron la situación macroeconómica de Asia Oriental y la cooperación financiera regional.

Llegaron a la conclusión de que las economías desarrolladas están mejorando, pero la recuperación económica mundial aún enfrenta desafíos y sus fundamentos siguen siendo frágiles.

El fuerte crecimiento en Asia Oriental fue impulsado por la creciente demanda y las políticas macroeconómicas apropiadas, pero se enfrenta a los desafíos de la baja inversión externa y los problemas estructurales internos, dijeron.

Los jefes financieros instaron a todas las partes a fortalecer aún más la cooperación financiera regional y la coordinación en la elaboración de sus políticas para evitar una crisis monetaria asiática similar a la sufrida en el período 1997-1998 y facilitar el crecimiento saludable de la economía regional.

Los ministros de Finanzas y gobernadores de bancos centrales afirmaron la necesidad de ayudar a las empresas a obtener fondos y aumentar actividades transaccionales en moneda local mediante la ampliación de la capacidad de garantía crediticia para los bonos corporativos a través de un denominado Fondo de Inversión y Garantía de Crédito.

El evento tuvo lugar en el marco de una reunión anual del Banco Asiático de Desarrollo (BAD). – VNA