Phnom Penh (VNA)- Hun Many, miembro de la Asamblea Nacional de la provincia de Kampong Speu, Camboya, dijo que estaba "más que sorprendido" por las recientes declaraciones del primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong,  sobre la presencia de los combatientes voluntarios vietnamitas en este país durante el genocidio de Pol Pot, informó el Phnom Penh Post.
Hun Many, miembro de la Asamblea Nacional de la provincia de Kampong Speu, Camboya (Fuente: Phnom Penh Post)

El legislador camboyano respondió a los comentarios que el primer ministro Lee hizo en su publicación de Facebook el 31 de mayo donde se refirió a una supuesta "invasión" y "ocupación" de Camboya por Vietnam.

Many, hijo del primer ministro Hun Sen, manifestó que los comentarios del premier de Singapur sobre ese período distorsionan una situación compleja, en particular, por la postura política que mantenían algunas naciones del Sudeste Asiático en aquel momento.

Hizo hincapié en que las atrocidades y los crímenes de lesa humanidad, especialmente el genocidio cometido por los Khmeres Rojos, nunca deben pasarse por alto, ni ser borrados de la memoria.

El mundo no debería olvidar cuánto sufrieron los camboyanos, dijo, y agregó que cerca de tres millones de víctimas inocentes murieron a manos de los Khmeres Rojos durante tres años, ocho meses y 20 días.

“Mientras todos jugaban a la política, los camboyanos oraban pidiendo ayuda. Queríamos ser salvados del régimen genocida de los  Khmeres Rojos, y no importaba de quién ni de dónde provenía esa ayuda”.

"Llegó en la forma del CPP [Partido Popular de Camboya] con la ayuda de nuestro vecino Vietnam", dijo el legislador en sus declaraciones divulgadas por el   Phnom Penh Post.-VNA.