El Tribunal Penal de Tailandia anunció en Bangkok el aplazamiento hasta el 15 de noviembre próximo del análisis de los testimonios de 20 miembros de la Alianza Popular para la Democracia (APD), conocidos como los “camisas amarrillas”.

Los encartados fueron acusados de causar desordenes de seguridad y la concentración ilegal frente a la sede del congreso tailandés en octubre de 2008.

La APD realizó manifestaciones que produjeron un golpe de Estado, que derrumbó el gobierno del expremier Thaksin Shinawatra en 2006.

Por otra parte, el comandante en jefe del ejército tailandés, general Prayuth Chan-ochan, rechazó la víspera una propuesta del Frente Revolucionario Nacional de Barisan (BRN, en inglés) sobre la retirada de efectivos en las provincias fronterizas en el Sur del país.

Tras reafirmar que aún no podría garantizar la seguridad para los residentes en esas localidades, el general informó que las fuerzas armadas vigilan la situación en esos territorios después del mes del Ramadán.

Desde 2004 cerca de seis mil personas perdieron la vida por los conflictos en esas provincias, con una mayoría de la etnia hindú, lo que ensombreció el proceso de negociaciones entre el gobierno y los grupos rebeldes.-VNA