Asediado por embargo, sistema sanitario de Cuba sigue resiliente ante variante Delta del COVID-19 hinh anh 1Uso de mascarillas para prevenir el COVID-19 en La Habana, Cuba (Foto: THX/VNA)

Hanoi (VNA) - En medio de incontables dificultades causadas por el embargo, el sector de la salud de Cuba sigue tratando de frenar con firmeza y alta determinación la propagación de la variante Delta del coronavirus causante de la pandemia del COVID-19, de acuerdo con un artículo publicado en el periódico Tin Tuc (Noticias) de la Agencia Vietnamita de Noticias.

Datos que hablan 

La rápida propagación de la variante Delta disparó el número de infecciones del COVID-19 en Cuba en el último mes. Los casos diarios se mantienen bajo los 10 mil, pero la Isla registra la mayor tasa de contagio per cápita entre los países latinoamericanos. No obstante, la tasa de fallecimientos se encuentra muy por debajo de los promedios regional y mundial. 

Asediado por embargo, sistema sanitario de Cuba sigue resiliente ante variante Delta del COVID-19 hinh anh 2Trabajadora de salud administra la vacuna Abdala contra el COVID-19 en Cienfuegos, Cuba (Fuente: AFP/VNA)

La provincia central de Ciego de Ávila es actualmente un foco de contagio. Ante la saturación del sistema sanitario local, el gobierno de Ciego de Ávila convirtió dos de los 30 hoteles en la provincia en hospitales. Desde Venezuela, 200 médicos cubanos retornaron al país para tratar a los pacientes. 

El año pasado, Cuba aplicó con éxito el modelo de cuarentena, rastreo y supervisión de los contagios. Todos los casos se hospitalizaron, incluso los asintomáticos. En 2020, la nación caribeña registró solo 146 muertos por el COVID-19, equivalente a 13 fallecimientos por cada un millón de pobladores. Sin embargo, el país reportó 602 muertes tan solo la semana pasada. 

La Mayor de las Antillas recibe ayuda humanitaria de diferentes partes. La semana pasada, barcos con oxígeno desde México, jeringas de Bolivia y arroz de Vietnam llegaron a Cuba. Canadá ofreció al país caribeño un millón de pastillas dexametasona, mientras que organizaciones estadounidenses recaudaron 500 mil dólares para donar jeringuillas a Cuba. 

El espíritu férreo de los trabajadores médicos cubanos

Pese a las incontables dificultades, los trabajadores del sector de la salud de Cuba siguen firmes. 

Santos Huete nunca ha faltado a una jornada de trabajo en su hospital en La Habana justo desde el principio de la pandemia. “Los médicos no pueden ser derrotistas.

Tenemos tanto trabajo que no podemos caer en la depresión,” aseguró. 

La doctora Maritza Damera, de 50 años de edad, padeció una infección relativamente leve la semana pasada. A medida que el país alinea sus protocolos con la norma internacional de hospitalizar solo a los pacientes graves debido al alto número de casos, realizó la cuarentena en casa.

“Los amigos me han traído antibióticos, pollo y gelatina”, dijo. “A pesar de las circunstancias, los cubanos no han perdido su humanidad”.

La carrera de la vacunación 

Al optar por desarrollar sus propias vacunas en lugar de importarlas, Cuba alcanzó logros más impresionantes que cualquier país en la región, pese a las dificultades causadas por el bloqueo. Las autoridades cubanas aprobaron la vacuna nacional Abdala para su uso de emergencia el mes pasado, convirtiendo a Cuba en el primer país latinoamericano en desarrollar con éxito una vacuna contra el COVID-19. 

Los ensayos clínicos de la tercera fase de Abdala y Soberana 2, la otra vacuna cubana, muestran tasas de eficacia superiores al 90 por ciento. 

Hasta el momento, el 25 por ciento de la población cubana está vacunada completamente, mientras el 42 por ciento recibió al menos una dosis, cifras superiores a los respectivos promedios de América Latina de 22 y 24 por ciento.

Asediado por embargo, sistema sanitario de Cuba sigue resiliente ante variante Delta del COVID-19 hinh anh 3Una mujer embarazada recibe la vacuna Abdala en la Habana (Fuente: AP)

El embargo de Estados Unidos obstaculiza la campaña de vacunación en Cuba. Vicente Vérez, desarrollador de la vacuna Soberana, informó que la producción se vio ralentizada por la escasez de materias primas y reactivos. La fabricación de ventiladores también ha sido afectada por los apagones. 

No obstante, Vérez afirmó que se lograron resolver los problemas en la producción de Soberana 2, gracias a lo cual ese proceso se ha extendido a escala industrial durante las últimas semanas. 

La campaña de vacunación también se ha acelerado. De acuerdo con el Ministerio de Salud Pública, Cuba podrá concluir la inmunización al 70 por ciento de los adultos para finales de este mes. 

La cartera también dio a conocer datos prometedores de que, entre junio y julio, la tasa de fallecimientos debido al COVID-19 se redujo en más de la mitad en numerosas áreas de La Habana, donde comenzó la campaña de vacunación. 

Cuba espera que este panorama alentador en la capital se amplíe a otras provincias en las próximas semanas y ayude a reducir la tasa de mortalidad.
“Tenemos que pensar que vamos a triunfar y ver la luz,” comentó el médico Santos Huete./.

VNA