Especialistas nacionales e internacionales debatieron en Ciudad Ho Chi Minh oportunidades y dificultades para la incorporación del sector privado al suministro de productos y servicios preventivos de VIH/SIDA.

Durante la cita organizada ayer en la metrópolis como parte del proyecto de “Impulso de crecimiento del mercado” patrocinado por la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y el Programa para una Tecnología Apropiada en Salud, la directora del programa, Kimberly Green, remarcó que la participación de ese segmento en la lucha contra el mal es aún modesta.

Sin embargo, la reducción de la asistencia financiera mundial a las actividades concernientes en el país indochino constituye una oportunidad para la inversión de ese grupo en el sector.

Advirtió que el presupuesto internacional dedicado a esas labores prevé recortarse totalmente en 2017, lo cual obliga a las autoridades vietnamitas a buscar nuevas fuentes de reemplazo, una cuestión primordial para garantizar la sostenibilidad del combate contra VIH/SIDA.

Por su parte, la subjefa del Departamento de Lucha y prevención contra la llamada “enfermedad del siglo” de la nación sudesteasiática, Phan Thi Thu Huong, destacó que con la mercadotecnia para el uso de preservativos, la cantidad de los profilácticos distribuidos cada año ascendió de 10 millones a 40 millones en 2012, 2013.

Exhortó a establecer una conexión con las entidades productoras y los órganos involucrados provinciales y nacionales a fin de determinar la necesidad real y elaborar planes y orientaciones adecuadas por parte del Estado.

A su vez, el director de la corporación dedicada a la producción de equipos médicos One Touch, Nguyen Thanh Trung, advirtió que el derecho de las entidades de calificar la calidad por cuenta propia originó la producción de artículos falsificados.

Especialistas observaron que se trata de un sector de limitadas ganancias pero con una población de gran porcentaje de jóvenes, el campo constituye un mercado potencial.- VNA