Quang Nam, Vietnam (VNA)- Durante los últimos cinco siglos, los artesanos de la aldea de cerámica antigua de Thanh Ha han conservado su método tradicional de elaborar los productos: hechos a mano y con el torno de rueda de pie.


Las piezas de cerámica son cocidas en un horno tradicional de leña y no se esmaltan,  por lo que tienen diferentes y hermosos colores: amarillo, rojo, ladrillo, marrón, rosa y negro.

La aldea de Thanh Ha se encuentra a orillas  del río Thu Bon, en la ciudad de Hoi An, provincia de Quang Nam. Según la leyenda,  a principios del siglo XVI, los artesanos de la provincia de Thanh Hoa se establecieron en Hoi An y se fundó el pueblo. Practicaban su arte y lo fueron transmitiendo hasta los ceramistas de hoy en día.

Durante los siglos XVII y XVIII, Thanh Ha era más desarrollada y proporcionaba productos de cerámica a las provincias desde Hue hasta Binh Dinh. En ese entonces, sus piezas también se exportaban a Japón, China y España a través del puerto comercial de Hoi An.

Durante cientos de años, aunque con algunos altibajos, los artesanos han mantenido su amor y pasión por este oficio tradicional. Hasta ahora, han conservado su método de trabajo único en la alfarería: hecho a mano y con rueda, sin esmaltar y  cocido en un horno de leña tradicional.

Al cocer sus artículos, los artesanos de Thanh Ha no usan termómetros para medir la temperatura, sino que solo utilizan su experiencia.

Según Nguyen Van Chin, del pueblo de Nam Dieu, un artesano experimentado solo necesita escuchar el sonido del fuego y sentir el calor del horno para saber exactamente cuándo está lista la cerámica.

Para dar a los artículos diferentes colores, como oro rojo, ladrillo, marrón, rosa y negro, en lugar de usar esmalte, ellos solo usan sus técnicas y experiencias  para mezclar arcillas y mantener una temperatura adecuada.

Anteriormente, la aldea se concentraba en la elaboración de ollas de barro, jarrones, tazas, jarras, ladrillos y tejas. Sin embargo, para satisfacer la creciente demanda del mercado, los aldeanos ahora fabrican diversos productos de alto valor artístico, como estatuas. En la actualidad, el pueblo cuenta con muchas  familias dedicadas a la artesanía, contribuyendo a preservar y desarrollar la artesanía tradicional. Además, la localidad se ha convertido en un destino para los viajeros en una gira por Hoi An.

Al visitar el pueblo, los turistas pueden ver a los artesanos en la fabricación de hermosas piezas de cerámica y aprenden sobre este proceso a la manera tradicional.-VNA

VNA- CUL