Ginebra (VNA)- La presidenta de la Asamblea Nacional de Vietnam, Nguyen Thi Kim Ngan, ratificó la necesidad de crear un marco legal ajustado para proteger la dignidad y los derechos humanos y otros derechos básicos de los migrantes, así como aprovechar sus contribuciones al desarrollo de la nación.
 
La presidenta de la Asamblea Nacional de Vietnam, Nguyen Thi Kim Ngan, en la plenaria. (Fuente: VNA)

Kim Ngan intervino la víspera aquí en la plenaria de la Asamblea 138 de la Unión Interparlamentaria (IPU), bajo el tema “Soluciones y políticas para fomentar mecanismos globales de migrantes y refugiados”.

La presidenta del legislativo destacó que la organización de la sesión tiene lugar en momentos en que los cambios complejos de la situación mundial afectan a la seguridad y la vida de los pobladores, sobre todo a los migrantes, y dentro de ese grupo principalmente a las mujeres y niños.

Subrayó el papel de esa organización interparlamentaria en el impulso de la cooperación por el desarrollo entre las naciones y la participación de los parlamentos en la protección de los intereses de los pobladores y en el enfrentamiento de los desafíos y riesgos, entre estos la migración, que es un fenómeno mundial.  

Sobre la política de Vietnam al respecto, Kim Ngan compartió que en su país todos los ciudadanos reciben igual tratamiento ante la ley y se garantiza el movimiento de trabajadores migrantes.

Vietnam respalda el desplazamiento legal de la población y lucha fuertemente contra las actividades ilegales, sobre todo la trata de personas y la delincuencia transnacional, dijo, y agregó que el país se compromete a proteger los intereses legítimos de los migrantes en caso de crisis.

Como un miembro activo y responsable de la comunidad internacional, Vietnam está dispuesto a participar en los esfuerzos globales por dar solución a los asuntos de la migración, en concordancia con la ley nacional y los convenios que firma el país, enfatizó.

Asimismo, expresó su preocupación por los efectos negativos del éxodo ilegal, sobre todo para mujeres y niños, y destacó la importancia de la participación de todos los países y organizaciones internacionales en la solución de la crisis.     

Para fomentar el mecanismo global sobre el tema, Kim Ngan propuso crear un ambiente de paz y estabilidad, perfeccionar y revisar la aplicación de las leyes relacionadas con el asunto, incrementar los diálogos, impulsar la cooperación y apoyar a los países afectados por este problema.

Al término de su discurso, reafirmó la disposición de la Asamblea Nacional de Vietnam de cooperar con IPU y los Parlamentos de otros países en la materialización de las resoluciones e iniciativas de la Unión, como contribución a la paz y el desarrollo sostenible. – VNA