Hanoi, 29 mayo (VNA) – La Asociación de caña de azúcar de Vietnam (VSSA, en inglés) pidió la intervención del Gobierno en el ajuste de políticas de incentivos fiscales para la importación de jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF), con el fin de establecer un marco justo para los productores locales.

La Asociación también solicitó al Ministerio de Industria y Comercio que considera la posibilidad de aplicar métodos especiales de protección al sirope de glucosa-fructosa.

Las recomendaciones fueron dadas a conocer después de que las empresas de caña de azúcar se enfrentan a desafíos en el consumo de los productos locales y la presión de la competencia planteada por la importación de JMAF en el país, lo que provoca serios daños a la industria azucarera nacional.

Según el Departamento General de Aduanas de Vietnam, el volumen de compra de ese tipo de azúcar líquido extraído del maíz creció significativamente entre 2015 y 2017, al lograr un total de 89 mil 343 toneladas en el año pasado, para un aumento de 31,7 por ciento desde 2015.

Se trata principalmente de importaciones procedentes de China y Corea del Sur, que representan más del 90 por ciento de la producción y compra total.

El precio del JMAF es inferior al del azúcar local. En 2015, el azúcar blanco se cotizó en 630 dólares, en comparación con 496 dólares por tonelada de sirope de glucosa-fructosa. Esas cifras ascendieron a 702 y 398 dólares en 2017, respectivamente.

La diferencia entre el precio de venta promedio de JMAF y el azúcar se mantiene alta durante los últimos años, con subidas respectivas de 21,26 por ciento en 2015, 36,63 por ciento en 2016 y 43,3 por ciento en 2017.

El presidente de VSSA, Pham Quoc Doanh, comentó que el JMAF disfruta de una tasa de impuesto de importación preferencial de cero por ciento, sin imposición de cuotas.

Además de afectar a la industria azucarera nacional, sostuvo que la aplicación inconsistente de las políticas fiscales entre el azúcar y el JMAF causan daños al presupuesto estatal. – VNA

VNA-ECO