Hanoi (VNA) - El presidente filipino, Rodrigo Duterte, prometió continuar con su campaña para combatir el narcotráfico y acabar con la corrupción en el Gobierno.
 
El presidente filipino, Rodrigo Duterte (Fuente: latimes.com)
 
En su cuarto discurso sobre el Estado de la Nación realizado la víspera durante una sesión conjunta de la Cámara de Representantes y el Senado, que inaugura el curso parlamentario, Duterte instó nuevamente al Congreso a reinstaurar la pena capital como castigo para crímenes relacionados con drogas y corrupción.

El mandatario enfatizó que el problema del tráfico de estupefacientes persiste, así como que la corrupción continúa,  y recabó apoyo para sus iniciativas dirigidas a la recuperación moral.

El presidente filipino declaró que ambos problemas están relacionados, pues las drogas no serán aplastadas a menos que el país elimine la corrupción.

En tal sentido,  hizo hincapié en la necesidad de volver a imponer la ley marcial, y la pena de muerte para los crímenes atroces relacionados con las drogas y el saqueo de recursos.

Filipinas suspendió la pena de muerte en 2006.

Desde que asumió el cargo en 2016, el presidente Duterte inició una guerra contra el narcotráfico que juró erradicar antes de que finalice su mandato en 2022. -VNA