Hanoi,  (VNA)- Las complejidades de la situación nacional y global crearán numerosos desafíos para el gobierno de Vietnam en el cumplimiento del objetivo  de mantener la tasa de inflación en cuatro por ciento en 2019, según expertos.

Foto de ilustración (Fuente: VNA)

Para lograr controlar la tasa de inflación en 3,54 por ciento en 2018, el gobierno vietnamita adoptó una serie de medidas, inclusas soluciones administrativas como retrasar el aumento de los precios de electricidad y del impuesto ambiental y al petróleo, o reducir el costo de servicios médicos.

Sin embargo, los especialistas vaticinaron que este año esos factores ejercerán una mayor presión al país.  

“Debemos tener en cuenta factores objetivos como el aumento de los costos de producción, desastres naturales y epidemias, al igual que el incremento del salario mínimo. Además, la cotización del petróleo siempre es un elemento variable”, opinó el economista Ngo Tri Long.

Por su parte, Le Quoc Phuong, subdirector del Centro de Información Industrial y Comercial, señaló que los reajustes del costo de servicios de educación y salud afectan el ritmo de crecimiento de los precios.

Por eso, si el gobierno no fortalece la gestión ese factor impactará considerablemente en la situación de 2019, vaticinó.

Durante años el gobierno logró controlar la inflación para favorecer el crecimiento económico. Para 2019, los expertos exhortan a confeccionar diferentes escenarios de inflación, al afirmar que los factores exteriores también podrían afectar significativamente la realización de ese objetivo.

De acuerdo con Nguyen Bich Lam, jefe del Departamento General de Estadísticas, ante la posibilidad del aumento del valor del dólar, Vietnam necesita seguir adoptando flexibles políticas monetarias y fiscales para controlar la inflación, a la vez que respaldar el crecimiento.

Los especialistas también recomendaron a las autoridades competentes coordinar estrechamente la evaluación de los precios y la planificación de las políticas.-VNA