Bruselas, (VNA)- El proceso para la ratificación del Tratado de Libre Comercio entre Vietnam y la Unión Europea (EVFTA, inglés) y el Acuerdo de Protección Inversionista (IPA) entre estas dos partes se inició oficialmente con su aprobación por la Comisión Europea (CE) el 18 de octubre pasado.
El premier vietnamita, Nguyen Xuan Phuc, se reunió el 17 de octubre pasado con el presidente del Parlamento Europeo (PE), Antonio Tajani (Fuente: VGP)

La acción de la CE se considera un paso de avance en el camino hacia la firma de ese acuerdo, acontecimiento que contribuirá a estrechar los lazos de asociación y cooperación integral bilateral y muestra el apoyo al libre comercio para beneficio mutuo, así como para un sistema de comercio multilateral abierto.

Como norma, la CE presentará pronto el EVFTA y el IPA al Consejo Europeo para su rúbrica.

Los acuerdos entre la Unión Europea (UE) y Vietnam deben ser aprobados luego por el Parlamento Europeo y los 28 estados miembros de ese bloque comunitario.

El país indochino y ese grupo concluyeron las negociaciones sobre el EVFTA tras seis años de diálogo y se espera que una vez entre en vigencia genere un beneficio de tres mil 200 millones dólares a este país indochino en 2020.
 
Incluso antes de la entrada en vigor del EVFTA, el bloque comunitario ya tiene una presencia importante en este país, pues es el tercer socio comercial y uno de los mercados principales para las exportaciones vietnamitas con un intercambio bilateral estimado en 50 mil 400 millones de dólares el año pasado.

Según expertos, con el compromiso de eliminar hasta el 90 por ciento de los impuestos aplicados a las mercancías, es visible la posibilidad de aumentar las ventas de productos vietnamitas como confecciones textiles, calzado, mariscos y madera.

Especialmente, señalaron, los artículos que antes no se podían exportar a la UE debido a las barreras arancelarias, pueden entrar en ese mercado con precios asequibles.

Según un estudio realizado por especialistas internacionales, el EVFTA ayudará a incrementar las ventas de Vietnam en un cuatro a seis por ciento en10 años a partir de la entrada en vigor del convenio.

Si el EVFTA cobra vigencia en 2019, las exportaciones a la UE se elevarían a 16 mil millones de dólares en los dos primeros años, cifra que podría elevarse a 75 y 76 millones de dólares en 2028.

Sin embargo, ese convenio también  generará desafíos, según los expertos. Las empresas del patio al despachar sus productos a la agrupación deben obtener el certificado de origen para poder disfrutar del sistema generalizado de preferencias (GSP) de la UE.

De acuerdo con Tran Thanh Hai, subjefe del Departamento de Exportación e Importación del Ministerio de Industria y Comercio, según el GSP, la responsabilidad de certificar el origen de mercancías pertenecerá a las empresas o importadores en lugar de las agencias especializadas en la actualidad.

Esto, dijo el funcionario, significa que las entidades nacionales deben realizar por ellas mismas los procedimientos para satisfacer los criterios en cuanto al origen de productos y responsabilizarse con ese proceso.

Ese mecanismo se ha aplicado en los países de la UE durante más de 40 años y muestra ventajas como simplificar los trámites, disminuir el tiempo y gasto para las empresas, mitigar riesgos para los órganos autorizados de conceder certificados y reducir la presión en la aduana, señaló.

El Tratado creará un nuevo impulso para las empresas europeas que se interesen en invertir en Vietnam, sobre todo en los sectores de industria y servicios, y al mismo tiempo diversificará nuevas fuentes suministradoras de productos.

Mientras, el IPA cuenta con normas modernas relacionadas con el sistema de tribunales, que se espera generen nuevos pasos en la profundización de los lazos cooperativos no sólo entre Vietnam y la UE, sino también entre la región del Sudeste de Asia y el llamado continente viejo.

Vietnam es en la actualidad el segundo mayor socio comercial de la UE en la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), con un valor promedio del intercambio de bienes de 47 mil 600 millones de euros y de servicios que alcanza los tres mil 600 millones de euros por año.

El bloque europeo compra a la nación indochina equipos de telecomunicaciones, confecciones-textiles y alimentos, mientras envía maquinas y aparatos de transporte, productos químicos y agrícolas.

Expertos valoran que el intercambio comercial entre Vietnam y la UE no posee las características  de una competencia, sino más bien  las de una actividad complementaria, por lo que no se registran voces contrarias como en  el caso de  tratados similares firmados entre este grupo y Canadá o Estados Unidos.
 
Duranteuna reunión el pasado 19 de octubre en Bruselas, el ministro de Industria y Comercio vietnamita, Tran Tuan Anh, y la Comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmstrom, reconocieron la relevancia del capítulo sobre comercio y desarrollo sostenible del EVFTA y acordaron promover conjuntamente iniciativas en este campo, incluida la ratificación de los convenios fundamentales de la Organización Internacional del Trabajo (OIT)

Anteriormente, en una audiencia abierta sobre el EVFTA y el IPA celebrada el 10 de octubre, el viceministro de Industria y Comercio de Vietnam Tran Quoc Khanh, afirmó que en el creciente contexto de proteccionismo comercial, su país apoya firmemente las relaciones multilaterales basadas en principios consistentes.

Por su parte, la subdirectora general de Comercio de la Comisión Europea, Helena Konig, hizo hincapié en la importancia del EVFTA y el IPA y se refirió a la creciente fortaleza económica de la nación indochina, con un mercado de 95 millones de personas.

Precisó que en el contexto de que Hanoi firmó numerosos tratados de libre comercio con socios en la región y en el mundo, el pacto con la UE ayudará a las empresas europeas a mejorar la competitividad y el IPA protegerá a los inversores de esta región que hacen negocios en ese territorio sudesteasiático.

Además, sostuvo que los compromisos de Vietnam asegurarán los derechos de los trabajadores, el medio ambiente y el desarrollo sostenible. - VNA