Manila (VNA) - La economía de Filipinas crecerá un 6,4 por ciento este año y un 6,5 por ciento en el período 2020-2021, pese a los desafíos en el escenario nacional y global, pronosticó el Banco Mundial (BM).  

Esas estimaciones, incluidas en un informe recién publicado por la institución financiera internacional, resultan inferiores a las respectivas previsiones de 6,5 y 6,6 por ciento presentadas por el BM en enero pasado.  

La baja se debió a varios factores, entre ellos el retraso en la aprobación del plan presupuestario en 2019 de Filipinas, así como la ralentización del incremento de las actividades comerciales globales, que debilitó la demanda para las exportaciones de este país.  

Mara Warwick, directora del BM para Brunei, Malasia, Filipinas y Tailandia, evaluó que las perspectivas económicas de Manila seguirán siendo alentadoras, añadiendo que el aumento del consumo, y el crecimiento estable de las remesas impulsarán la economía en 2019.

De acuerdo con el Banco Mundial, en 2017-2018 los gastos de consumo personal en Filipinas disminuyeron del 5,9 al 5,6 por ciento debido a la alta tasa de inflación.

No obstante, la institución financiera vaticinó que esa cifra repuntará a 5,9 por ciento en 2019, gracias a la reducción de la inflación y el incremento de los empleos.  

Además, el BM afirmó que las remesas mantendrán el crecimiento estable, en momentos en que los trabajadores nacionales pueden encontrar empleos con facilidad en Japón, Alemania y Polonia.

Sin embargo, alertó, la retrasada aprobación del plan presupuestario y las sequías, así como la subida del valor del dólar estadounidense,  podrán afectar negativamente a la economía.

En ese sentido, recomendó a Filipinas prestar mayor atención a la formación de los recursos humanos, para garantizar el aprovechamiento por parte de los pobres y grupos sociales vulnerables, de los beneficios del crecimiento económico. - VNA