Foto de ilustración (Fuente: VNA)
Ciudad Ho Chi Minh, 16 abr (VNA) Las empresas de confecciones y textiles deben atender las necesidades de sus trabajadores e invertir en mejorar sus condiciones de trabajo para garantizar una fuerza laboral productiva y calificada, destacaron expertos en un seminario efectuado aquí.

Pham Xuan Hong, presidente de la Asociación de Confecciones, Textiles y Bordado de Ciudad Ho Chi Minh, informó que el encuentro tiene como objetivo analizar las acciones para fortalecer la mano de obra para la elaboración de prendas de vestir en el contexto de la integración comercial internacional.

Xuan Hong destacó que estos renglones productivos son cada vez más importantes para la economía nacional, ya que Vietnam participa en diversos acuerdos comerciales internacionales y tiene que competir con otros países.

Según el informe Better Work de 2017 publicado por la Oficina Internacional del Trabajo y la Corporación Financiera Internacional, Vietnam es el quinto mayor proveedor de prendas de vestir y textiles en el mundo y el segundo socio de Estados Unidos.

En 2017, señaló, sus exportaciones ingresaron 34 mil millones de dólares y se espera que alcancen los 35 mil millones este año, a la vez que el sector brindó empleos a más de dos millones 500 mil personas.

De acuerdo con el profesor Pham Xuan Thu, participante en el simposio, la mayoría de los trabajadores de confecciones y textiles son jóvenes, de ellos el 80 por ciento son menores de 30 años, físicamente aptos para el trabajo.

Además, la tasa de empleados con habilidades técnicas en la industria es de 21,1 por ciento más alta, dijo, que la tasa promedio de las industrias manufacturera y de procesamiento.

Sin embargo, alertó que el salario mensual de un trabajador de la confección es de alrededor de 200 dólares, lo cual cubre el 75-80 por ciento de sus necesidades básicas.

"Aunque el salario se ha elevado con el tiempo, todavía hay compañías que no les pagan a los trabajadores a tiempo, lo que provoca huelgas y el abandono de los empleados", destacó.

Los empleados tienden a cambiar a otras empresas para buscar mejores oportunidades después de obtener capacitación y experiencia, precisó.

Xuan Thu explicó que debido a que la fuerza de trabajo principal de la industria son mujeres jóvenes emigrantes, es muy probable que renuncien a sus trabajos para casarse y regresar a sus lugares de origen después de un período de tiempo, explicó.

Sostuvo que, frente a ese panorama, para retener a los empleados, las empresas deben identificar sus necesidades y asegurarse de que se cumplan y, al mismo tiempo, invertir más en la gestión de recursos humanos.

Agregó que, a partir de su observación, la mayoría de los gerentes y jefes de equipo de las compañías de prendas de vestir y textiles tienen experiencia en ingeniería pero no en recursos humanos, por lo que deberían pasar cursos de capacitación. – VNA

VNA-ECO