Hanoi (VNA) - El objetivo de mantener la inflación del país por debajo de cuatro por ciento es factible, evaluaron expertos en un seminario organizado recientemente en esta capital por el Instituto de Economía y Finanzas (IEF) de la Academia de Finanzas.
Foto de ilustración (Fuente: VNA)

En el evento, algunos delegados incluso pronostican que el crecimiento del Índice de Precios al Consumidor (IPC) podría estar por debajo de tres por ciento.

Nguyen Duc Do, vicedirector del Instituto, mencionó los tres escenarios de inflación descritos a principios de este año, que se ubicarán en 2,5 por ciento, 3 por ciento y 3, 54 por ciento.

"Después de que la Oficina General de Estadísticas anunció la tasa de inflación promedio en los primeros seis meses de este año en un 2,64 por ciento, existe una alta posibilidad de que la inflación este año mantenga bajo", dijo Duc Do.

Mientras tanto, el director de IEF, Nguyen Ba Minh, predijo que el IPC este año subiría de 3,0 a 3,5 por ciento.

En la segunda mitad del año, una serie de factores impulsarían el IPC, como el aumento de los precios de los alimentos, especialmente del cerdo, debido al impacto de la peste porcina africana, dijo Ba Minh.

“Es probable que el Estado continúe aumentando las tasas de matrícula y los precios de los servicios de salud según la hoja de ruta establecida. El salario básico mensual para los funcionarios y empleados públicos también se elevarán. Estos serán los factores que ejercerán presión sobre el IPC”, vaticinó.

Sin embargo, también registran algunos factores que frenarán el crecimiento del IPC, como la desaceleración económica mundial, que detendría la recuperación del precio de las materias primas, así como las medidas drásticas del Gobierno para estabilizar los precios y las políticas monetarias.

Los representantes del Departamento de Gestión de Precios del Ministerio de Finanzas vaticinaron que IPC crecería entre el 3,3 y el 3,9 por ciento este año.

Esta cartera seguirá de cerca la situación de la oferta y la demanda para encontrar soluciones adecuadas destinadas a estabilizar el mercado, especialmente los precios de productos esenciales como carne de cerdo, materiales de construcción y gasolina.

Mientras la política fiscal debe regirse de manera estricta, la política monetaria tiene que ser flexible y coordinada con otras políticas macroeconómicas para mantener la inflación dentro del límite máximo, dijeron los expertos.-VNA