Hanoi (VNA) - Hanoi pretende reducir el uso de bolsas de plástico en los mercados tradicionales, supermercados y centros comerciales para proteger el medio ambiente y garantizar la sostenibilidad del ecosistema.
 
Foto de ilustración (Fuente: Claudio Bresciani/TT)

Este es el plan de acción del Comité Popular municipal que tiene como objetivo implementar el programa de producción y consumo sostenible para 2020.

La ciudad también planea aumentar al 60 por ciento el porcentaje de empresas en parques industriales y complejos que aplican las tecnologías ecológicas

De acuerdo con ese programa, Hanoi aumentará la conciencia pública sobre el uso de plásticos, e instará a las empresas para que cambien el uso de bolsas de nailon por materiales reciclables.

La mayoría de los mercados y supermercados de la urbe no usan bolsas de plástico ecológicas, informó el periódico Lao Dong (Trabajo).

Do Thi Mai, dueña de una frutería en el barrio de Linh Nam, distrito de Hoang Mai, dijo que consumía más de un kilogramo de bolsas de nylon por día.

"Sé que el uso de esos productos contaminará el medio ambiente, pero todavía tengo que usarlos todos los días porque los clientes lo necesitan. Nos detendremos cuando haya una prohibición ", explicó.

Con respecto al uso de las bolsas de plástico y sus efectos a largo plazo, el Ministerio de Recursos Naturales y Medio Ambiente señaló que el desperdicio de las mismas tiene un grave impacto en el medio ambiente y la salud humana.

Vietnam figura entre los principales países contaminantes del mundo. En dos ciudades grandes del país, Hanoi y Ciudad Ho Chi Minh, se descargan alrededor de 80 toneladas de plástico y bolsas de ese material cada día, de las cuales la mayoría son difíciles de descomponer.

"Si el 10 por ciento de los residuos de plástico no se recicla, la cantidad de ese producto descargado en el país alcanzará los dos millones 500 toneladas por año", indicó un representante de la mencionada cartera citado por el rotativo Lao Dong.

Las bolsas de plástico tradicionales no biodegradables están sujetas a un impuesto ambiental de un dólar 70 centavos por kilogramo. Ese arancel se incrementará a dos dólares 10 centavos a partir del 1 de enero de 2019, precisó.

El precio de la bolsa de plástico es equivalente al impuesto de protección ambiental, entonces la pérdida tributaria es clara, acotó el periódico.

Las lagunas legales han permitido la evasión fiscal que ha causado enormes pérdidas financieras para el Estado y ha limitado la efectividad del impuesto.

De acuerdo con Pham Dinh Thi, Director del Departamento de Política Tributaria del Ministerio de Finanzas, se necesita modificar las regulaciones relacionadas con el tributo ambiental para evitar pérdidas fiscales.

Según el economista Nguyen Minh Phong, el aumento de la conciencia pública sobre los efectos dañinos de las bolsas de plástico fue una solución para reducir su uso, pero no resolvería la raíz del problema,

Es necesario enmendar las regulaciones para que los supermercados y centros comerciales no suministren bolsas de plástico de forma gratuita y para que los clientes tengan que gastar su propio dinero para comprarlas, dijo, y agregó que es una medida adoptada por muchos países para reducir el uso de esos productos.- VNA