Manila (VNA) - Cerca de 10 mil personas se trasladaron a zonas más seguras en las localidades del norte de Filipinas en medio de advertencias sobre posibles inundaciones y derrumbes a raíz de las fuertes lluvias que provoca el paso del tifón Yutu, según las autoridades locales.

Yutu tocó tierra la víspera en el país con vientos sostenidos de 150 kilómetros por hora y rachas de hasta 210 kilómetros por hora.

La tormenta derribó árboles y postes eléctricos y arrancó los tejados de pequeñas viviendas, pero hasta el momento no se reportan pérdidas de vidas humanas.

Yutu avanzó hacia el oeste sobre las provincias afectadas a mediados de septiembre por el tifón Mangkhut, que causó unos 80 muertos y una pérdida económica estimada en 180 millones de dólares.

Según la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio de Estados Unidos (NASA), Yutu se considera como la más poderosa de este año. Sin embargo, los funcionarios filipinos dijeron que fue menos destructora que Mangkhut.

De acuerdo con estadísticas, Filipinas registra anualmente unas 20 tormentas con fuertes vientos e intensas lluvias que provocan muertes, inundaciones y daños graves en cultivos, casas y edificios.

El tifón "Haiyan", uno de los más fuertes de la historia reciente, golpeó el país en noviembre de 2013, mató a más de seis mil 300 personas y obligó a desplazarse a más de cuatro millones.-VNA