Hanoi, 30 mar (VNA)- Dirigentes de los países miembros de la Subregión del Gran Mekong (GMS, por sus siglas en inglés) intercambiaron hoy aquí durante la Cumbre de Negocios de ese área medidas destinadas a fortalecer el diálogo y la cooperación en el cumplimiento de los objetivos de desarrollo.

Dirigentes de los países miembros de la GMS en la Cumbre de Negocios (Fuente: VNA)


Durante el evento, el primer ministro de Vietnam, Nguyen Xuan Phuc, subrayó la importancia de la estabilidad política y macroeconómica, la simplificación de los trámites, el desarrollo de la infraestructura, la reforma de las políticas y leyes según las orientaciones del mecanismo del mercado.

A su vez, el premier camboyano, Samdech Techo Hun Sen, afirmó que en el contexto del ascenso del proteccionismo y la reducción de las inversiones exteriores, los países en la subregión deben impulsar la conectividad económica mediante acciones conjuntas en los sectores clave como finanzas y comercio electrónico y transfronterizo.

Por su parte, el miembro del Consejo de Estado y ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, destacó que su país adoptó diferentes reformas para garantizar el crecimiento sostenible e impulsar el cambio hacia un modelo de más alta calidad.

China está apuesta por impulsar la liberalización del comercio, abrir el mercado de servicios y atraer inversiones foráneas, así como ofrecer asistencia a proyectos de construcción de infraestructura en la GMS, hecho que contribuye a profundizar la confianza políticas entre las naciones, recalcó.

Mientras tanto, el primer ministro de Laos, Thongloun Sisoulith, llamó a la comunidad empresarial a incrementar sus actividades en el área, mejorar la competitividad de la subregión y fortalecer la cooperación en la innovación tecnológica.

También propuso que los países miembros impulsen el acceso a los mercados regionales y mundiales, y enfatizó que las compañías deben cumplir sus responsabilidades ambientales y sociales.

A su vez, el vicepresidente de Myanmar U Henry Van Thio puso énfasis en la necesidad de buscar un nuevo impulso para el desarrollo sostenible, mediante el desarrollo del sector privado y el perfeccionamiento del marco legal, en momentos en que los bajos costos de la mano de obra y abundantes recursos naturales ya no son los principales propulsores para el crecimiento.

Compartió experiencias de Naypyidaw de alcanzar un crecimiento más resiliente y sostenible mediante el perfeccionamiento de la infraestructura y del entorno de negocios, así como la diversificación de las fuentes de inversiones.

El premier de Tailandia, Prayuth Chan-ocha, manifestó su convicción de que la innovación y la técnica digital se emergerán como nuevos impulsores para el desarrollo económico basado en la asociación público-privada. En ese sentido, instó a estimular a las compañías a aplicar modernas tecnologías y apoyar a las pequeñas y medianas empresas en el acceso al mercado de capitales.

Por su parte, el  primer ministro de Laos -la única nación sin costa en el Sudeste Asiático-, Thongloun Sisoulith presentó la política nacional de establecer la conectividad terrestre con los países vecinos, mediante la conversión del país en un punto de tránsito entre los demás miembros de la GMS. En ese sentido, llamó al respaldo a sus esfuerzos para alcanzar ese objetivo.
El presidente del Banco Asiático para el Desarrollo, Takehiko Nakao, ratificó el compromiso de respaldar la participación del sector privado en el desarrollo económico de la subregión.

Entre tanto, el director ejecutivo y financiero del Banco Mundial, Joaquim Levy, estimó que la economía de esa área crecerá en seis por ciento en los próximos años.

La tasa de pobreza seguirá en curva descendente, pero aún existirán riesgos que requieran de los países el mantenimiento de cautelosas políticas macroeconómicas, el impulso de la integración y el aprovechamiento al máximo de las oportunidades, afirmó.

Durante la cita, los participantes coincidieron en que el ritmo de crecimiento de la subregión podrá elevarse mediante la intensificación del diálogo y de la cooperación en el cumplimiento de los objetivos de desarrollo, en el cual las empresas y organizaciones regionales e internacionales desempeñan un papel crucial.

Tras reiterar la posición estratégica de la GMS en el desarrollo común de Asia en general y del Sudeste del continente en particular, manifestaron su confianza en que, con un impresionante ritmo de crecimiento, que alcanzó 6,1 por ciento en 2017, la subregión del Mekong podría convertirse en una de las áreas con progreso más rápido en el mundo.  - VNA
VNA - ECO