Hanoi, (VNA)- Para equilibrar la balanza comercial entre Vietnam y Tailandia, las empresas vietnamitas deben elevar la competitividad de sus productos, recomendaron economistas nacionales.

Foto de ilustración (Fuente: VNA)

En los primeros ocho meses del año, el país indochino sufrió un déficit comercial de tres mil 500 millones de dólares con Tailandia, un aumento del 15 por ciento en comparación con igual lapso de 2016.

Con respecto a la estructura de las mercaderías, las empresas de ambos países producen similares productos, sin embargo las mercancías vietnamitas no pueden competir con las tailandesas debido a sus limitaciones en cuanto a la calidad y el precio.
Concretamente, las tecnologías aplicadas por las entidades siamesas son más avanzadas y su productividad laboral promedio es más alta que la de sus similares vietnamitas.

Además las compañías de Tailandia están más activas en cuanto a dinamismo, capitales, diversificación de productos, profesionalización de la producción y construcción de la marca comercial. Ese país es uno de los primeros manufactureros y suministradores de piezas automovilísticas en la región.

Otra causa conducente al desequilibrio comercial es la preferencia por parte de los consumidores vietnamitas de productos tailandeses como motocicletas, electrónicos y artículos del hogar.

De acuerdo con el presidente de la Asociación de Supermercados de Hanoi, Vu Vinh Phuc, durante los últimos tiempos varios inversores tailandeses penetraron y se convirtieron en propietarios de hipermercados y centros comerciales en Vietnam y como resultado los productos de ese país aparecen cada vez más en las tiendas vietnamitas.

Los productos tailandeses son muy populares en Vietnam, incluso en las zonas rurales, lo que constituye una amenaza para el rubro agrícola nacional, y se prevé que esa tendencia continúe cuando los impuestos sobre productos de exportación e importación de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) se reduzcan a cero.

De acuerdo con los expertos, para avanzar hacia la meta de balance comercial, las empresas domésticas deben reestructurar su producción, aumentar inversiones en tecnologías, intensificar la conexión con distribuidores y ofrecer mejores servicios a los consumidores.

Por su parte, las agencias competentes han de acelerar las reformas, crear un entorno de negocios transparente y brindar apoyo oportuno a las empresas, sugirieron.-VNA