Hanoi, 09 mar (VNA)- La producción agrícola de Vietnam en la región del delta del río Mekong enfrentará graves consecuencias si no se adoptan soluciones para una adaptación oportuna ante el impacto del cambio climático y el aumento del nivel del mar, ya que las afectaciones se observan antes de lo previsto, indican medios informativos locales. 
Foto de ilustración (Fuente:VNA)

Esa zona sufrió pérdidas graves en los últimos tres años, debido a la variación climática, la sequía y la salinización prolongada, de acuerdo con un artículo publicado por el periódico electrónico Nhan Dan. 

Los resultados del análisis del modelo de cultivo del Instituto de Medio Ambiente Agrícola muestran que la entrada de agua salada en el delta del Mekong causa sequías en una escala cada vez más amplia, que afectan especialmente la cosecha de arroz de invierno-primavera.

El agua salada desbordada daña los cultivos en vastos campos, además de provocar la escasez de agua potable en zonas residenciales.

Los impactos de la transformación climática en la región se ven cada vez más claros. Si en 2016, el daño por sequías fue más de 732 millones de dólares, solo en los cinco primeros meses de 2017, las pérdidas alcanzaron casi 340 millones de dólares.

El año pasado, los desastres naturales generaron daños económicos estimados en 646 millones de dólares.

Detrás de estas estadísticas está el riesgo de la pérdida de tierras cultivables, que empujará a los agricultores a la pobreza y hará insostenible la agricultura del delta del río Mekong. 

Por tal razón, la elaboración de un plan detallado de adaptación y respuesta al cambio climático, y a la subida del nivel del mar es una cuestión apremiante.

Consciente de los desafíos del cambio climático, así como del importante papel de la región del delta del Mekong en el desarrollo socioeconómico del país, el 17 de noviembre de 2017, el Gobierno vietnamita emitió la Resolución No. 120/NQ-CP sobre el desarrollo sostenible de esta región, para la adaptación al cambio climático.

En consecuencia, se plantea como objetivo que la zona deltaica se alcance para 2050 un grado de desarrollo relativamente alto en comparación con otras del país.

Se espera en esa región un Producto Interno Bruto per cápita de casi diez mil dólares por año, una proporción de agricultura ecológica y de agricultura aplicada de alta tecnología de más del 80 por ciento, una cobertura forestal de más del cinco por ciento de la superficie (actualmente es del 4,3 por ciento) y una conservación efectiva de los importantes ecosistemas naturales.

Sin embargo, para lograr esas metas, las provincias del delta del Mekong necesitan cambiar la estructura y la producción económica agrícola, así como  los hábitos de vida de los habitantes de las zonas costeras, para adaptarse al aumento del nivel del mar. 

Especialmente, cabe destacar la transición de la producción agrícola convencional a la economía agrícola, pasar de la cantidad a la calidad,  y de la agricultura química a la orgánica y de alta tecnología.

Además, es necesario respetar la ley natural, elegir modelos adaptativos al medio, evitar la intervención brusca en la naturaleza y alcanzar un desarrollo sostenible bajo el lema de vivir activamente con la inundación, salinidad, sequía y falta de agua potable.

El vicepresidente del Comité Popular de la provincia An Giang, Lam Quang Thi, enfatizó sobre la necesidad de replicar y extender los buenos modelos en la producción agrícola para la adaptación al cambio climático.

El funcionario destacó además la necesidad de llamar la atención y recabar el apoyo financiero de donantes, organizaciones internacionales y socios. 

Al mismo tiempo, se refirió a la importancia de promover un mayor papel de la Comisión Internacional del Río Mekong, fortalecer el intercambio de información, así como la gestión y el uso sostenible de los recursos hídricos entre los países de la cuenca para la prosperidad común.-VNA